Zelenski acusa a la ONU de inacción y alega que podría disolverse “si no puede hacer nada aparte de hablar”

“¿Dónde está la paz y las garantías que tienen que ofrecer Naciones Unidas?”. Con esta pregunta se ha dirigido este martes el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El mandatario ucraniano ha reprochado en un discurso telemático, y con un tono duro, a la comunidad internacional por no detener la guerra, tras casi seis semanas de bombardeos y ofensivas rusas. Esta alocución llega un día después de que Ucrania acusara a Rusia de cometer un genocidio en Bucha, tras encontrar cientos de cadáveres con signos de tortura repartidos por la ciudad; la Federación rusa ha “negado categóricamente” su participación. 

“¿Cuál es el propósito de esta organización? Mantener la paz y procurar que se defienda, pero la Carta de Naciones Unidas se viola ya desde el Artículo I”, ha dicho Zelenski ante la ONU, poco antes de preguntarse “El sentido del” de la organismo y considerar que “si no hay otra alternativa, la siguiente opción es que se disuelvan“.

Cómo ya ha dicho en las intervenciones en parlamentos nacionales de varios países y ha repetido este martes ante el Parlamento español, Zelenski ha pedido ante la ONU una intervención para ayudar a su país. Además, el mandatario ucraniano ha recordado que “el veto (de los países del Consejo de la ONU) no puede convertirse en un derecho a la muerte“.


Zelenski ha reprochado a Naciones Unidas no estar haciendo lo suficiente en la guerra de Ucrania y ha asegurado que “todo el mundo ha visto” lo que Rusia ha hecho en la ciudad de Bucha. El líder ucraniano ha recordado que este partes se han cumplido 41 días desde que Rusia invadió su país y ha enfatizado que “la geografía cambia, pero la crueldad es la misma” que el primer día.

Para terminar su intervención, Zelenski ha comparado las acciones de Rusia con las de “otras organizaciones terroristas, como Estado Islámico”, para acabar pidiendo una reforma de la institución que permita que Rusia pueda ser castigada por lo ocurrido en Ucrania.

La reunión de este martes sobre Ucrania en Naciones Unidas estaba prevista de antemano, pero se añadió al orden del día una petición rusa y otra de Ucrania para hablar sobre Bucha. En su intervención ante el Consejo de Seguridad, El embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, sostuvo que las imágenes de Bucha no son una prueba de que hayan sido cometidas por los soldados rusos, agregando que es imposible que los cadáveres hayan estado tanto tiempo abandonados en las calles sin mayores señales de descomposición.

Nebenzia afirmó que las Fuerzas rusas “no vinieron a conquistar, sino a traer la paz que tanto necesita el Donbás”, agregando que “para ello tenemos que eliminar, extirpar el tumor nazi que consume Ucrania y que tratará de consumir Rusia. Y eso lo lograremos antes o después”.

Entre las medidas que podría afrontar Rusia se incluye la suspensión en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, algo que ha solicitado Estados Unidos en su intervención pero que por el momento no ha salido adelante.


Las ofensivas rusas se centran en el este de Ucrania

En cuanto a la invasión rusa en Ucrania, la inteligencia estadounidense asegura en que ha dado un vuelco con la decisión de Moscú de reubicar las tropas de las inmediaciones de Kiev. “Es muy probable que la próxima fase en este conflicto sea larga“, alegan fuentes estadounidenses. 

Pese a que la invasión rusa se produjo por varios frentes de Ucrania, una de las intenciones rusas desde el inicio del conflicto es que los territorios de las regiones del Donbás estén bajo las ordenes de sus autoproclamadas republicas. Con este cambio de estrategia, las tropas rusas se centrar ahora en el escaso territorio todavía en manos ucranianas.

No obstante, al norte del Donbás, otra región continúa siendo objetivo de las tropas rusas. La ciudad de Járkov y su región ha recibido en las últimas 24 horas un total de 54 ataques, que se han saldado con al menos seis muertos y ocho heridos, denunció este martes el ejército ucraniano.


Cuerpos de dos muertos con las manos atadas en una calle de Bucha

Además, Oleksiy Arestovych, un asesor de la Presidencia ucraniana, afirmó que Rusia estaba reagrupando sus tropas en un intento de continuar la ofensiva sobre la asediada Mariúpol, en el sur. También en uno de los frentes del sur, en la ciudad de Mikoláiv, fuentes ucranianas aseguran que al menos 12 civiles han muerto por culpa de los ataques rusos.

“En el resto de los sectores del frente, el enemigo ha sido detenido, especialmente en las regiones de Kiev, Sumy y en casi toda el área de Chernígov“, precisó el asesor. Estas tierras recuperadas no son únicamente fruto de los contrataques ucranianos, sino también del repliegue ruso.

Las negociaciones de paz entre Rusia y Ucrania que parecían avanzar en la última semana parece parada tras los sucesos de Bucha. Lo que sigue avanzando es el deterioro humanitario del país. Según la ONU, un total de 11,3 millones de ucranianos (la cuarta parte de la población) han tenido que dejar sus hogares. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) cifra en 7,1 millones los desplazados internos, y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) afirma que más de 4 millones de refugiados han salido de Ucrania desde el 24 de febrero.

MÁS INFORMACIÓN