“Yo nos daría un añito de margen, pero si quieren hacer ahora otro ‘OT’, por algo será”


Aunque se hizo famoso en la última edición de Operación Triunfo gracias a su ingenio y sentido del humor, el gallego Roi Méndez también supo destacar musicalmente con temas como Heaven, When I was your man o Shape of you, junto a su compañera Amaia. Ahora inicia su carrera profesional en solitario con su primer single, Por una vez más, que el pasado viernes, día de su estreno, logró encaramarse al número 1 de iTunes.

¿De dónde surgió la idea de este tema?
Toda la vida he escuchado música en inglés, pero quería que mi presentación al mercado fuese en castellano, así que busqué un poco esa referencia anglosajona más moderna, que generalmente es muy difícil de conseguir en español sin que suene raro, porque mira que lo he intentado veces…

¿Cuál es la dificultad?
Ese estilo en español suena cursi, suena mal. En inglés, como tiene muchos monosílabos, todo queda bien. Ese era mi reto. Después de mucho trabajo con Paco Salazar yo creo que conseguí lo que buscábamos.

Temáticamente es algo triste, muy diferente a la imagen que se tiene de usted, ¿no cree?
Habla mucho de lo perdido y lo pasado pero no de forma deprimente. Dentro de una situación complicada como es un desamor, es mi forma más optimista de verlo. Y ese optimismo se apoya con la fuerza instrumental y el ritmo que tiene. Cuando el tema lo cante en acústico ya no puedo explicar que es optimista, porque es cortavenas (risas). No, no, es broma.

El single sale muy poco después del de su amigo Cepeda.
Sí, de hecho vi en Twitter que han salido con quince días de diferencia, que fueron los mismos días que estuvimos separados en la academia entre que él se fue y me fui yo. Es curioso. Y el 29 sale su disco. Estoy supercontento, porque es mi hermano y flipo con todo lo que hace. Le van a pasar cosas muy bonitas.

¿Son muy críticos el uno con el otro?
Yo soy muy blando, pero él a mí sí me mete caña. Cuando algo le gusta, lo dice, pero cuando no le gusta, se ríe en tu cara sin piedad. Y eso es lo que le hace ser Luis. No que se ríe en tu cara, ¿eh?, sino el hecho de que dice lo que piensa. Habrá gente que lo adore por ello, habrá gente que lo odie. Yo soy de los que lo adora.

¿Cómo está viviendo la gira de OT?
Es maravilloso. Cuando acabó OT, hicimos el concierto de Barcelona y el de Madrid y luego pasaron un par de meses, por lo de Eurovisión, sin hacer gira. Y yo en esos meses estaba no triste pero sí sentía que me faltaba algo. Cuando retomamos la gira el otro día, que me pasé cinco días con todos ellos, fue como “buah, tío, me falta esto”. Era la magia de la academia pero sin estar encerrados. Lo estamos pasando increíble, espero que no se acabe nunca. Siempre me gustó ir a tocar y a trabajar, pero ahora con la gira además es mi aliciente.

¿Cómo ve a sus compañeros?
Igual es amor de hermano, de padre o lo que sea, pero los veo increíbles a todos. Los veo en las actuaciones y me emocionan. Si me pongo a pensar, caigo.

¿A qué se refiere?
El otro día estaban cantando Amaia y Aitana Con las ganas. Si yo me paro a pensar, a lo mejor me viene un flash del pase de micros y, como no lo repela, si me dejo llevar por mis sentimientos, me pongo a llorar como un enano.

Se ha rebajado algo la atención mediática que había sobre todos los concursantes, ¿eso se agradece?
No. A mí me gusta. Cuanta más, mejor. Me encanta ir a la televisión, por ejemplo. He aprendido a ir escuchando lo que voy diciendo y, si veo que me estoy metiendo en terrenos que no debo, intento salir por otro lado. Me parece un juego mental divertido. A ver, sin dejar de ser yo, pero así me evito decir barbaridades.

En octubre comenzará una nueva edición de OT, ¿no le parece un poco precipitado?
Hombre, pensando egoístamente, sí. Un añito de margen nos dejaba. Pero confío mucho en la gente que lo hace. Tinet, por ejemplo, es un genio de la televisión, no para de reinventarse, de dar ideas… Si lo quieren hacer ahora, por algo será.

¿Cómo se ve dentro de diez o veinte años?
Haciendo mi música. Eso es lo que me haría feliz. Luego, cuanta más gente se una a mi movimiento, mejor, pero mi sueño es ese. Vivir de esto, pero de mí. Yo llevo muchos años trabajando en orquestas, que es algo que me encanta, pero sí que me gustaría ahora intentarlo por mi cuenta. Querría vivir con mi música, con mis proyectos, creciendo poco a poco, paso a paso, empezar con salas pequeñas y… Estaría guay.

¿Cuáles son sus colaboraciones soñadas?
En plan locura, pues me encantaría cantar con Sting, con Bruno Mars o con Ed Sheeran. Y luego, que pueda pasar, no porque sea fácil sino porque viven en España… No consumo mucho música en español pero me flipa Pablo López, que tiene un sonido muy de él, que se hizo un sello. O con Cepeda, o con Alfred… Y con Manu Guix también me molaría. Manu se apunta a un bombardeo, nos acompaña siempre.

¿Qué habría hecho si no se hubiese dedicado a la música?
Me gusta mucho la publicidad, me gusta mucho vender. Sin darme cuenta, analizando mis actos, me doy cuenta de que tiendo a vender las cosas para que interesen. Dentro de poco voy a subir un vídeo que ya verás… Aunque bueno, ahí Ricky es el genio, es la persona más creativa que conozco, buenísimo.

Tanto a Ricky como a usted se les da bien el mundo de la tele, el espectáculo, el humor…
Sí, me gusta, pero lo que me pasa es que, si estoy en un programa de música, siento presión en esa parte pero en el humor me siento liberado, porque sé que no me juzgan por eso. Pero, como ya comprobé varias veces, si estoy en un programa de humor, como sé que tengo que hacer  gracia, estoy incómodo. En una entrevista estoy un poco serio y ya me dicen “qué serio estabas”. No puedo forzar la risa.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook