“Vivo pensando que de repente pueden llegar malas noticias”


El ucraniano Viktor Kovalenko, del Spezia italiano, confesó en una entrevista que necesita tomar pastillas para dormir por que vive con el pensamiento de que “pueden llegar malas noticias” de su país, en el que se encuentran sus familiares y amigos, en cualquier momento.

“Estoy muy preocupado. Para intentar dormir al menos unas horas tomo los productos que me sugirió el médico del Spezia. Pero es realmente complicado. Siempre vivo con el pensamiento de que de repente pueden llegar malas noticias. Es malo encender la televisión y ver ciertas imágenes, pero estoy seguro de que Ucrania se levantará de nuevo”, declaró el jugador en una entrevista con La Gazzeta dello Sport.


El centrocampista, que pertenece al Atalanta pero que juega en calidad de cedido en el conjunto que dirige el italiano Thiago Motta, perdió a un amigo por culpa de la guerra. Y tiene a su familia en Ucrania. No soporta la incertidumbre.

Mi amigo se escondió en un refugio durante cinco días y luego trató de escapar. Se subió al automóvil con su hermano y una niña. En el primer puesto de control, el ejército ruso detuvo el automóvil y los mató a los dos. No devolvieron los cuerpos. A la niña la retuvieron tres horas y luego la soltaron”, explicó.

Afortunadamente, mi familia está bien, pero la incertidumbre es terrible. No sabemos cuánto durará esta guerra absurda“, añadió.

A Kovalenko, el día a día se le hace duro. No sabe, según cuenta en la entrevista, si todo lo que le dicen sus padres es verdad o “se guardan cosas”. No sabe la situación real porque su familia teme que los rusos escuchen sus llamadas.


Aficionados con la bandera de Ucrania

Y no puede hacer nada por salvarles: “Si los rusos ven un coche, disparan. Hay tres puestos de control antes de llegar a la frontera…”.

El fútbol es, por el momento, lo único que consigue distraerle. Su único refugio. En ese sentido, Kovalenko quiere jugar la repesca con Ucrania, “sería algo especial”.

“Me ayuda, al menos por unas horas me distraigo. Espero poder jugar la repesca del Mundial con Ucrania. Tendría un significado particular. El Spezia me está ayudando mucho, es una maravilla de club, una gran familia. Sólo que ahora quiero volver a abrazar a la mía, la que está en Kherson (Ucrania), lista para usar un rifle para defender la vida”, subrayó el jugador, de 26 años.



MÁS INFORMACIÓN