Vásquez afirma que el cambio climático es una amenaza


Fue un día de júbilo, nacionalismo y recordación. Entre los presentes habían políticos, empresarios y panameños que estuvieron en la firma de los Tratados Torrijos Carter el 7 de septiembre de 1977, pero también aquellos más jóvenes que asistieron el 31 de diciembre de 1999 a la entrega de la administración del Canal a Panamá por parte de Estados Unidos.

La ceremonia se celebró en la plaza exterior del edificio de la administración del Canal, junto al asta de la bandera, donde hace 20 años miles de panameños acudieron al histórico acontecimiento en cumplimiento de los tratados firmados por el entonces jefe de gobierno panameño, general Omar Torrijos, y el presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter.

El primero en hacer uso de la palabra fue el administrador Ricaurte Vásquez, quien hace tres meses asumió el cargo en reemplazo de Jorge Luis Quijano.

Vásquez recalcó que “en el transcurso de estas dos décadas, hemos cumplido con nuestro mandato de operar el Canal de manera segura, continua, eficiente y rentable”.

Recordó la construcción del tercer juego de esclusas a partir de 2007 y todas sus obras conexas que han permitido operar un Canal más moderno desde 2016, “con mayor capacidad y más estratégico para el comercio mundial”.

El administrador mencionó los nuevos retos y desafíos que enfrenta la vía acuática, con nuevas oportunidades pero también amenazas, como “el cambio climático que claramente nos afecta”.

Como parte de la ceremonia, el presidente Laurentino Cortizo izó la bandera que fue entregada por los cadetes de la Universidad Marítima Internacional de Panamá a la guardia de honor de la Presidencia de la República.

Tras culminar este acto, acudió al podium Aristides Royo, expresidente de la República, actual ministro para Asuntos del Canal y presidente de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá.

“Luchamos durante el siglo 20 por ver una sola bandera ondear en el territorio nacional. Veinte años después, administramos con mayor eficiencia el Canal”, señaló Royo.

Cerró la ceremonia el presidente Cortizo, con un discurso cargado de nacionalismo. “Ver ondear una sola bandera en la zona del Canal, por sembrar un maíz en su ribera, por caminar sin restricciones por todo el territorio nacional, quizás sea la página más luminosa que hemos escrito”, dijo el gobernante.

Al igual que sus antecesores, recordó la lucha generacional que culminó con la firma de los tratados.

“Panamá nunca se dejó vencer, siempre expresó su determinación de derribar la cerca que dividía un país de esa nobleza y de ese amor. Hicimos lo que parecía imposible, un Canal panameño, y de esa sangre derramada se acumularon suficientes razones históricas para que en la década de 1970 se unieran la nación y se lograrán las negociaciones que culminaron con la firma y cumplimiento de los tratados Torrijos-Carter”, señaló Cortizo.

Retos por delante

Luego de 20 años de administración panameña, con un Canal ampliado y las amenazas del cambio climático, contar con la disponibilidad de agua potable para el consumo humano y las operaciones de la vía acuática se presenta como uno de los grandes desafíos.

Según los registros del Canal, en 2019 las lluvias estuvieron 27% por debajo del promedio, mientras que el aumento de las temperaturas causó una mayor evaporación de agua en los lagos Gatún y Alajuela.

Consultado sobre el estatus de los estudios para definir qué proyectos se desarrollarán, el presidente de la junta directiva del Canal, Aristides Royo, dijo que se continúa analizando la desalinización de agua del Atlántico y traer agua del Bayano, adquiriendo la represa que actualmente opera AES Panamá.

Indicó que se están analizando las dos juntas y reconoció que llevará un tiempo desarrollar tanto la desalinización como la de Bayano, porque esta última requiere la instalación de una tubería y que tendrá una extensión de casi 40 kilómetros.

“Se ha avanzado bastante y creo que las decisiones están ya casi sobre la mesa”, añadió Royo.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: