un móvil plegable de bolsillo que potencia la sugerencia del original


Samsung Galaxy Z Flip3 5G

El Samsung Galaxy Z Flip constituía un sugerente capricho. Cautivaba pero a la vez hacía pensar en que no era para todos los usuarios y que, si no se iban a exprimir a fondo sus posibilidades, mejor convenía elegir un modelo distinto. Podía darse el caso de que, más allá de su tamaño de bolsillo, se echara en falta un mayor carácter práctico, lo que no ocurría con el Galaxy Z Fold2, reflejo de la otra vía plegable de la marca, en virtud de su conversión en tableta.

La compañía ha lanzado su esperada tercera generación de plegables, y en lo relativo al Galaxy Z Flip3 5G ha conseguido que el mantenimiento de los rasgos distintivos de la variante venga revestido de una sensación de mejoría general. Esta apreciación, en buena medida fundamentada en los cambios respecto a la pantalla de la cubierta, potencia lo seductor del concepto y rebaja lo que no terminaba de convencer del primer Flip a pesar su nivel.

Así luce el Samsung Galaxy Z Flip3 5G
Así luce el Samsung Galaxy Z Flip3 5G
(20Bits)

Este dispositivo de apertura de tipo concha logra trascender la mencionada condición de capricho. En ello influye también la sustancial bajada del precio, ya no tan prohibitivo. Si el predecesor, con una única configuración (8 GB + 256 GB) costaba 1.500 euros, el Z Flip3, disponible en nada menos que siete colores, parte de los 1.059 euros en una nueva versión de 8 GB + 128 GB. La superior (256 GB) implica un desembolso de 1.109 euros.

Samsung suma a su catálogo el A52s 5G

Como indica su denominación completa, el plegable mini apuesta desde el inicio por el 5G (NSA/SA), conectividad definida por el Qualcomm Snapdragon 888, el procesador elegido por no pocos fabricantes para su gama alta. De hecho, es el mismo que el del Galaxy Z Fold3 5G. El Z Flip primigenio, oficializado en febrero de 2020, venía solo con 4G (Snapdragon 855+), si bien meses después llegó su clon 5G (Snapdragon 865+).

Sin Z Flip2 entre medias, Samsung ha saltado directamente al Z Flip3 por aquello de que su numeración vaya a la par con la del Fold, que sí ha tenido tres etapas. Nada más verlo y cogerlo se palpa que se trata de una auténtica virguería tecnológica envuelta en lo ‘cuqui’, aire compatible con que al mismo tiempo transmita robustez.

Así se abre/despliega el Samsung Galaxy Z Flip3 5G
Así se abre/despliega el Samsung Galaxy Z Flip3 5G
(20Bits)

No obstante, su perceptible resistencia (atención a la imponente bisagra en la que se plasma con orgullo el sello Samsung) no ahuyenta el ‘miedo’ de dañarlo las primeras veces que se abre y se cierra, algo natural al probar plegables.

Cuando está desplegado y apagado o bloqueado se nota el ‘mini bache’ de la parte central que evidencia que la pantalla se adscribe a lo flexible. Sin embargo, dicha señal no merma para nada la experiencia de visualización y la inmersión. A la hora de la verdad no se repara en la zona de pliegue, lo que no quita que uno se acuerde al verla según la luz y el ángulo.

La pantalla de la cubierta

De primeras se comprueba asimismo el cambio en el diseño de la cubierta, ahora con una parte oscura para diferenciar el área donde se ubican la doble cámara trasera y la pequeña pantalla complementaria. Samsung ha depurado lo referente a este panel Super Amoled, de mayor tamaño (1,9 pulgadas frente a las 1,1 de antes) y al que se le saca bastante más partido.

Enfocada a las notificaciones y a la personalización (el estilo del reloj, los widgets que pueden añadirse), la pantalla frontal permite además responder a las llamadas, hacerse fotos y (novedad) vídeos sin necesidad de abrir el teléfono (con la ayuda de los botones laterales) e incorpora una función de vista previa para que la persona delante de la cámara vea cómo va a salir en la foto.

El Galaxy Z Flip3 5G, semiabierto en el Modo Flex
El Galaxy Z Flip3 5G, semiabierto en el Modo Flex
(20Bits)

Las posibilidades que ofrece el smartphone se simbolizan también en el Modo Flex y el sugestivo juego con el hecho de que puede dejarse medio abierto, posición que transforma la manera de disfrutar de algunas aplicaciones.

Como se ha comentado, al lado de la pantalla de la cubierta aparecen dos cámaras, apartado sin grandes cambios en cuanto a especificaciones. Tanto la principal como el ultra gran angular son de 12 MP, la primera con OIS y zoom digital de hasta 10x y la segunda con campo de visión de 123 grados.

La pantalla de 6,7 pulgadas del Samsung Galaxy Z Flip3 5G
La pantalla de 6,7 pulgadas del Samsung Galaxy Z Flip3 5G
(20Bits)

El sensor para selfis alojado en la parte superior central de la pantalla interior vuelve a alcanzar los 10 MP. En cuanto a este panel, de nuevo de tecnología Dynamic Amoled (ahora 2X) / Infinity Flex y con resolución FHD+, el aliciente extra reside en la tasa de refresco adaptable de hasta 120 Hz.

La batería, lo negativo

La batería y la carga rápida representan el lado negativo del teléfono. Su capacidad sigue fijada en los 3.300 mAh, valor muy por debajo de la media (4.500-5.000 mAh). En consecuencia, la energía baja con demasiada alegría. El problema reside a su vez en que solo soporta una carga de 15W (inalámbrica de 10W e inversa de 4,5W), lo que en la práctica no entraña rapidez real. Por si fuera poco, en la caja no viene el cargador. 20Bits ha usado uno de un Samsung antiguo (el Galaxy A50) y la carga completa ha rozado las dos horas.

Con Android 11 según la capa One UI 3, dispone de altavoces estéreo con Dolby Atmos y de sensor de huella digital en el lateral. De dimensiones similares y con el mismo peso (183 gramos) que el Z Flip original, el Samsung Galaxy Z Flip3 5G cuenta con protección Corning Gorilla Glass Victus así como con Armor Aluminum y con resistencia al agua (certificación IPX8).

El Samsung Galaxy Z Flip3 5G viene sin cargador en la caja
El Samsung Galaxy Z Flip3 5G viene sin cargador en la caja
(20Bits)
Ficha técnica del Samsung Galaxy Z Flip3 5G

  • Pantalla: 6,7 pulgadas, Dynamic Amoled 2X, FHD+, 120 Hz
  • Pantalla de la cubierta: SuperAmoled de 1,9 pulgadas
  • ​Procesador: Qualcomm Snapdragon 888
  • Configuración: 8 GB + 128 GB / 8 GB + 256 GB
  • Cámaras traseras: principal de 12 MP + ultra gran angular de 12 MP
  • Cámara frontal: 10 MP
  • Batería: 3.300 mAh con carga de 15W
  • Conectividad: 5G (NSA/SA) y 4G
  • Otros elementos: nanoSIM, sensor de huella digital en el lateral, altavoces estéreo, Dolby Atmos, resistencia al agua (IPX8)
  • Peso: 183 gramos
  • Precio:  1.059 ó 1.109 euros

PUNTUACIÓN 20BITS: 8/10

  • Lo mejor: que trasciende su condición de sugerente capricho.

    ​Lo peor: la batería y la carga rápida, el apartado pendiente de potenciar.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: