Un Masters sin claro favorito


El asombroso regreso al golf de Tiger Woods monopolizará hoy la atención en el arranque del Masters de Augusta, donde el astro estadounidense se dice dispuesto a pelearle incluso el título a los numerosos aspirantes, entre ellos, el español Jon Rahm.

“Creo que sí puedo ganar”, dijo Woods este martes, sin el menor atisbo de dudas, en el Augusta National Golf Club (Georgia), último lugar donde compitió antes de su brutal accidente automovilístico de febrero de 2021.

Si, como se espera, da el golpe de salida hoy a las 9:34 a.m., Woods culminará quizás la más inesperada de sus épicas resurrecciones y lo hará de nuevo en Augusta, donde 25 años atrás abrió una nueva era en el golf con su primer título de Grand Slam.

A sus 46 años de edad, pocos esperaban que el californiano fuera capaz de volver a jugar al máximo nivel por la gravedad de las lesiones sufridas cuando chocó con su camioneta a casi 140 kilómetros por hora un suburbio de Los Ángeles.

Con un físico ya maltrecho por una decena de cirugías de rodilla y espalda, Woods tuvo que reponerse de múltiples fracturas en la pierna derecha, que tuvieron que ser estabilizadas mediante varillas y tornillos bajo amenaza de una amputación.

A paso lento pero seguro, el Tigre volvió a caminar pasados unos meses y progresó en su recuperación, disputando primero un torneo familiar con su hijo en diciembre, en el que se movió en un carrito de golf, y conmocionando al mundo del deporte la semana pasada cuando se presentó a practicar en Augusta.

El mayor desafío

Con la Tigermanía desatada y multitudes siguiendo sus entrenamientos, Woods dijo que la longitud del campo (7 mil 510 yardas – 6.8 kilómetros) y sus elevaciones son el mayor desafío para pelear por su sexta chaqueta verde, con la que igualaría el récord de Jack Nicklaus.

“No tengo que preocuparme por el golpeo de la pelota o el juego del golf, en realidad son solo las colinas. Ese va a ser el reto, el reto de un gran maratón”, describió Woods, que siempre ha insistido en que nunca competiría en un torneo que no creyera que puede ganar.

En 2008 fue capaz de alzar el trofeo del Abierto de Estados Unidos compitiendo con una fractura por estrés y una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda.

Once años y cinco operaciones de espalda después, en 2019 firmó una de las grandes resurrecciones de la historia del deporte al conquistar su quinto Masters y decimoquinto título de Grand Slam.

Entusiasmados por tener de vuelta al ídolo, las figuras actuales del golf persiguen escribir su propia historia en el Masters y asaltar también el número uno del circuito PGA, que lleva años sin un claro dominador.

Nombres importantes

En Augusta, Woods es uno de los cinco golfistas que podrían arrebatarle el número uno mundial al estadounidense Scottie Scheffler, que lleva apenas dos semanas en el trono.

A sus 25 años, Scheffler no ha alcanzado todavía un podio en los torneos Major, pero es uno de los jugadores más en forma del circuito, con tres trofeos en los últimos dos meses y está agradecido de que los focos se posen sobre Tiger.

“Tiger nos quita mucha atención a todos, lo que creo que es algo bueno para nosotros”, dijo Scheffler el martes . “Está acostumbrado a ser el centro de atención (…) Estamos contentos de verle de vuelta”, acotó.

Otras figuras que persiguen tanto el número uno de Scheffler como su primera chaqueta verde son el joven estadounidense Collin Morikawa (número 3 de PGA), vigente campeón del Abierto Británico; y el noruego Viktor Hovland (4º).

Por su parte, el japonés Hideki Matsuyama y el estadounidense Dustin Johnson, los dos últimos campeones, tratarán de recuperar la magia perdida de aquellos sonados triunfos en Augusta.



MÁS INFORMACIÓN