Un festival de música electrónica en Uzbekistán para salvar el mar de Ara


Miles de personas bailaron hasta el sábado por la mañana en una región desértica de Uzbekistán, en donde antes se extendía el mar de Aral, durante un festival de música electrónica que busca salvar lo que en el pasado fue el cuarto lago de agua dulce más grande del mundo.

Este es el primer festival de música electrónica organizado en esta ex república soviética de Asia Central, que empezó recientemente a abrirse al turismo.

Se organizó en una zona desértica, testimonio de una de las peores catástrofes medioambientales causadas por la actividad humana: la casi desaparición del mar de Aral, a caballo entre Uzbekistán y Kazajistán, provocada por el desvío durante la época soviética de sus afluentes para irrigar los cultivos de algodón.

“Llenemos el mar de Aral con un océano de sonidos. Si no podemos llenarlo de agua por ahora, empecemos con los sonidos”, dijo OTabek Suleimanov, uno de los organizadores del festival que comenzó el viernes.

El lugar del festival, Moynak, era un pueblo de pescadores situado a orillas del mar de Aral, el cuarto lago de agua dulce más grande del mundo que perdió más de 75% de su superficie en 50 años.

El festival -un evento poco habitual en Uzbekistán- atrajo DJ’s de Europa y todo el ex espacio soviético, así como varias decenas de extranjeros y unas 7,000 personas de la región, según los organizadores.

“Es la primera vez que veo un espectáculo como éste. Quiero realmente que Moynak se convierta en un lugar que atraiga nuevamente a la gente”, declaró Guldona Turakulova, de 25 años, enfermera en Moynak.

Su generación tuvo que lidiar con las consecuencias de la catástrofe medioambiental del mar de Aral, que trastornó la vida de los que vivían de la pesca o del turismo.

“Mi padre me cuenta historias sobre el mar, sobre cómo pescaban y nadaban los meses de más calor”, cuenta a AFP.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook