Un diputado ruso propone convertir las peleas entre ultras en un deporte


Ultras rusos agreden a un hincha inglés en las gradas del estadio Velodrome de Marsella. (EFE)


El diputado ruso Igor Lebedev ha hecho una extraña y polémica propuesta: que las peleas entre ultras sean legales y convertirlo en un deporte. La idea sería que los radicales quedaran para pegarse en un estadio, desarmados, en grupos de 20 y obligados a cumplir ciertas normas.

Tras los incidentes ocurridos en la Eurocopa de Francia de 2016, con constantes enfrentamientos entre ultras y con protagonismo exclusivo de los rusos, preocupa y mucho el Mundial de 2018, que precisamente se celebra en Rusia y para el cual los radicales de ese país han prometido convertirlo en un festival de violencia.

Lebedev, miembro del parlamento ruso y conocido por su vinculación con los ultras del fútbol, propone que se elabore una serie de reglas y que a la pelea regulada entre ultras se le denomine ‘draka’ (palabra rusa que significa pelea).

El diputado asegura que sería una forma de “reconducir la brío de los aficionados en una dirección pacífica“, por otra parte de afirmar que sería un ejemplo para los hooligans ingleses, a los que calificó de “indisciplinados y malos luchadores”.

No son las primeras polémicas declaraciones de Lebedev, que tras los incidentes protagonizados por los ultras rusos en Marsella el pasado verano salió en su defensa diciendo que estaban “defendiendo su honor”, por otra parte de alentarles con un “correctamente hecho, chicos. Seguid así”.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook