Tsunami una realidad que Panamá quiere prevenir


Cada vez que se da un movimiento telúrico de gran magnitud en Panamá o en los países vecinos, inmediatamente se produce una alerta por tsunami y los panameños quedan atentos a la redes sociales con temor de que este fenómeno ocurra realmente en Panamá y se produzca una tragedia.

El director del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis comentó que Panamá puede sufrir unos de estos fenómenos, pero por esa razón desde hace tiempo se vienen preparando para poder responder de manera eficaz a un hecho de tal magnitud.

Leer también: Smithsonian pide proteger isla paradisiaca de Panamá del desarrollo turístico
Registros

En la historia del istmo panameño ha habido al menos seis maremotos, según el Instituto de Geociencias. Aunque no son muy frecuentes, Panamá ha sufrido el azote de los maremotos. El más poderoso fue el de 1882, que arrasó con la comarca de San Blas [hoy Guna Yala] y cobró más de 250 víctimas fatales; pero no tsunami como tal.

Preparación

Se conoció que  de 40 países ribereños del Pacífico, entre ellos Panamá,  participarán en un simulacro de tsunami de septiembre a noviembre de 2018 para poner a prueba sus procedimientos de toma de decisiones y sus sistemas de comunicación para estos casos.

El test, bautizado Ejercicio Ola del Pacífico 2018 (PacWave18), simulará una situación de alerta por tsunami en los países del Pacífico que requerirá la adopción de decisiones por parte de los gobiernos y la acción de la comunidad, es decir, todo el espectro de un ciclo de reducción de riesgo de catástrofes. Se trata del octavo ejercicio de este tipo (el primero se realizó en mayo de 2006 y el más reciente en febrero de 2017).

El ensayo brindará también a los países que reciben información del Centro de Asesoramiento sobre Tsunamis del Pacífico Noroccidental (NWPTAC), en Japón, y del Centro de Asesoramiento sobre Tsunamis del Mar de China Meridional (SCSTAC), en China, la oportunidad de probar nuevas herramientas de previsión y medida de las olas de tsunami, que les permitirán evaluar mejor las posibles amenazas contra sus costas.

Los países participantes seleccionarán entre siete escenarios diferentes elaborados a partir de tsunamis reales ocurridos en el pasado y realizarán al menos un ejercicio de simulación entre septiembre y noviembre.

El ejercicio está patrocinado con los auspicios de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO a través de su Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta contra los Tsunamis y Atenuación de sus Efectos en el Pacífico (ICG/PTWS).





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook