Trump evalúa poner ‘aranceles o cuotas’ a importaciones de China


El presidente estadounidense, Donald Trump, insistió ayer en que está analizando imponer “aranceles o cuotas” a las importaciones de acero y aluminio extranjero, especialmente de China, ya que la industria nacional está siendo “diezmada” por la “competencia desleal”.’

La obsesión por introducir medidas proteccionistas a la economía

El biodiésel argentino, las aceitunas españolas, la madera canadiense, las lavadoras surcoreanas o las placas solares chinas han sido algunos de los productos que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha sancionado para potenciar la industria local en esos sectores.

Este afán por introducir medidas proteccionistas a la economía del país contradice el histórico ímpetu de Estados Unidos en ser pionero en la liberalización del comercio internacional.

“El comportamiento de Trump es contrario a la práctica de los presidentes más recientes, cuando los aranceles de salvaguardia se adoptaron solo en contadas ocasiones, en parte porque los mismos mandatarios solían ser reacios a aprobarlos”, declaró a Efe el profesor de Comercio Internacional de la American University Robert Blecker.

La política económica de Trump en sus primeros 13 meses de mandato ha estado marcada en su lema: “Estados Unidos primero”.

Medida

45% de arancel a China

Déficit

$566 millones el año pasado

“Están destruyendo nuestras industrias, y no podemos dejar que eso ocurra”, afirmó Trump en una reunión con congresistas sobre comercio internacional en la Casa Blanca.

En concreto, señaló que estaba “considerando aranceles o cuotas” para proteger la industria local, algo que ha repetido en numerosas ocasiones pero de lo que no ofreció detalles.

Entre los posibles países afectados, Trump solo citó expresamente a China al señalar que está produciendo acero “por encima de su capacidad”.

“Quiero mantener los precios bajos, pero también quiero asegurar que tenemos una industria siderúrgica y de aluminio y la necesitamos por una cuestión de defensa nacional. Si alguna vez vamos a tener un conflicto, no queremos comprar acero de un país con el que estemos peleando”, agregó.

El mandatario añadió que había recibido el informe 232 del Departamento de Comercio para evaluar si las prácticas comerciales de China podrían incluir ventas a pérdida, y por tanto tiene ahora 90 días para analizar qué medidas aplicar al respecto.

Frente a las palabras del presidente, el senador republicano por Misuri Roy Blunt llamó a ser “cautelosos en este tema para no empezar una guerra comercial”.

“Producimos aluminio y acero en Misuri, pero compramos mucho aluminio y mucho acero también”, afirmó.

Trump, que ha prometido endurecer la política comercial de Washington bajo el lema de “Estados Unidos primero”, afirmó este lunes que valora aplicar “impuestos recíprocos”.

Desde su llegada a la Casa Blanca hace poco más de un año, el mandatario retiró a EE.UU. del Tratado Transpacífico y forzó la renegociación del TLCAN.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?