Tras la quema de la sede del Congreso de Guatemala se pide investigación por este hecho y el uso excesivo de la fuerza por la policía


Luego de las protestas ocurridas este sábado en Guatemala, en las que se quemó la sede del Congreso, el Ministerio Público de ese país inició una investigación por los hechos, mientras también se pide que se haga lo propio por el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.

Alegando hartazgo y abuso, cientos de guatemaltecos quemaron el sábado la sede del Congreso y reclamaron la renuncia del presidente, Alejandro Giammattei, tras aprobarse el presupuesto 2021, el más alto en la historia del país, que no contempla aumentos en las partidas sociales y prevé un fuerte endeudamiento público.

Las llamas en el palacio Legislativo se veían desde la calle. La Cruz Roja atendió a varias personas por intoxicación, dijo a la prensa Andrés Lemus, vocero del organismo.

Paralelamente, manifestantes reunidos pacíficamente frente al antiguo palacio de gobierno, en el centro histórico de la capital y cercano al Congreso, exigían la renuncia del mandatario.

De acuerdo con un reporte del diario guatemalteco Prensa Libre, hasta anoche se había atendido al menos 14 personas heridas y otras 33 detenidas.

Por su lado Primer Hora dijo que un periodista Carlos Sebastián “fue agredido por agentes” de la policía y fue atendido por una laceración en la cabeza.

En tanto, Primera Hora resaltó que el vicepresidente Guillermo Castillo dijo que los hechos vandálicos de un grupo de personas eran claros, pero también el uso excesivo de fuerza policial.

Además se resaltó que el procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, dijo a Guatevisión que solicitará la destitución del ministro de Gobernación, Gendri Reyes y la del director de la Policía Nacional Civil (PNC), José Antonio Tzubán, “debido a los abusos que cometieron las fuerzas de seguridad durante las protestas”.

“Guatemala llora sangre, el pueblo ya está harto hemos vivido pisoteados por más de 200 años”, dijo un manifestante que no se identificó.

Además del rechazo al nuevo presupuesto, el descontento e indignación también obedece a la opacidad en el manejo de los recursos utilizados para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus así como al rechazo a la creación de un superministerio que encabezará un joven cercano al mandatario.

“Estamos cansados, no hay otra forma más para poder demostrar nuestro repudio, nuestro hartazgo, estamos cansados ya de tanto abuso por parte de las autoridades”, aseveró una manifestante que tampoco se identificó.

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobó esta semana un presupuesto de casi 12,800 millones de dólares, un 25% más abultado que el de este año.

La mayoría de los fondos están dirigidos a infraestructuras con el sector privado y no prevé aumentos en las partidas de salud ni de educación, ni tampoco en las destinadas a combatir la pobreza y la desnutrición infantil.

(Con información de AFP, Primera Hora y Prensa Libre)

https://platform.twitter.com/widgets.js



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: