“Todos en nuestro país tienen derechos”: Nancy Pelosi apela a Trump para que detenga redadas “brutales”


La presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, criticó este jueves que el presidente estadounidense, Donald Trump, utilice la amenaza de redadas masivas “brutales” contra inmigrantes indocumentados con el objetivo de infundir miedo.

“Estas acciones brutales van a aterrorizar a niños y separarán a muchas familias. (…) Las familias deben permanecer unidas; todos en nuestro país tienen derechos. Oramos para que el presidente cambie de opinión”, dijo Pelosi en una rueda de prensa en el Capitolio.

La líder demócrata explicó que apelará a los seguidores evangélicos de Trump para que lo presionen para suspender las redadas que podrían comenzar el domingo en al menos diez ciudades del país para capturar a inmigrantes indocumentados y sus familiares, lo que aún no ha sido corroborado por el Gobierno.

“Los hispanos evangélicos, que votaron por el presidente por otros motivos, están muy preocupados y piensan que esto ha llegado demasiado lejos. Me han dicho que este domingo su gente se sentirá amenazada y con miedo mientras se preparan para ir a la iglesia”, destacó Pelosi.

La política subrayó la importancia de proteger a los niños de familias indocumentadas y señaló que muchos de estos núcleos familiares tienen miembros con distintos estatus legales.

Dos fuentes del Departamento de Seguridad Nacional confirmaron la noticia de las redadas a NBC News

Las redadas estarán a cargo de agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Las autoridades tienen como objetivo a al menos 2.000 inmigrantes que tuvieron una orden de deportación pero se quedaron en situación irregular en EEUU. El número podría aumentar si los indocumentados son encontrados cuando se encuentran con sus familias.

Los agentes de ICE actuarán en al menos diez grandes ciudades, entre ellas Chicago, Los Ángeles, Miami y Nueva York.

La operación durará varios días, según las fuentes consultadas por The New York Times. No se excluye la posibilidad de que durante las redadas se detengan también a migrantes indocumentados no identificados anteriormente.

El objetivo de las autoridades es deportar a los migrantes cuanto antes. Dentro de lo posible, las familias se trasladarán en un primer momento a centros de detención de Texas y Pennsylvania.

Pero podría no haber espacio para todos, así que también se prevé el uso algunos hoteles para alojar a los migrantes antes de que esté listo el proceso de expulsión. 

Este miércoles, el director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, Ken Cuccinelli, afirmó que las redadas “absolutamente van a suceder”. Y dijo que en EEUU hay cerca de un millón de migrantes indocumentados. 

Trump anunció las deportaciones masivas a mediados del pasado pasado junio, pero luego las retrasó. La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de los Representantes, le había pedido anteriormente que no las pusiera en marcha.

Algunos oficiales de ICE también expresaron su preocupación acerca del plan del presidente, al considerar que la seguridad de los agentes de este servicio podría estar en peligro debido al número de detalles que se han difunido sobre él.

A principios de este mes, Trump anunció que las redadas masivas empezarían después de la fecha del 4 de julio, jornada festiva nacional. “Mucha gente va a tener que salir”, aseguró.

En EEUU viven 10,5 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en Estados Unidos (casi la mitad, mexicanos), y, pese a la promesa del presidente, Donald Trump, ICE carece de capacidad para arrestarlos a todos.

Cuatro de cada cinco detenciones tienen lugar en cárceles, es decir, afectan a personas arrestadas por la policía que son puestas bajo custodia de ICE. El resto son personas interceptadas en sus comunidades durante sus vidas normales.

Dónde viven determina gravemente sus posibilidades de ser arrestadas.

Los lugares con mayor número de indocumentados son Los Ángeles, con un millón; Nueva York, con 670.000; el condado de Harris, con 410.000; el condado de Cook (Illinois), con 310.000; y el condado de Orange, con 270.000.

Pero las posibilidades de ser detenido y deportado en su comunidad son mayores en Arizona (23 por cada 1.000), Texas (15 por cada 1.000), Tennessee (10 por cada 1.000), Georgia (10 por cada 1.000), Nevada (9 por cada 1.000), Colorado (8 por cada 1.000),  Pennsylvania (7 por cada 1.000), Florida (6 por cada 1.000), Massachusetts (6 por cada 1.000), Ohio (6 por cada 1.000, o Carolina del Norte (6 por cada 1.000), que en Nueva Jersey (2 por cada 1.000), Maryland (2 por cada 1.000), Nueva York (2 por cada 1.000), Connecticut (2 por cada 1.000), Illinois (3 por cada 1.000), Oregón (3 por cada 1.000)o California (4 por cada 1.000).

RELACIONADO: 

Qué hacer si ICE toca a su puerta, intenta entrar en su casa, o le arresta en la calle5 claves sobre las grandes redadas de ICE después del 4 de julio y sus causas

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook