TikTok logra nueva prórroga para reestructurar sus activos en Estados Unidos


La red social TikTok ganó una nueva batalla en el conflicto que la opone al gobierno de Donald Trump, que la acusa de espionaje en favor de China.

Las autoridades de Estados Unidos dieron a la compañía china propietaria de TikTok dos semanas más para vender la popular red social, según un documento judicial divulgado el viernes.

La notificación enviada por la casa matriz de TikTok, ByteDance, a un tribunal federal dice que las autoridades extendieron el plazo establecido, originalmente para el 12 de noviembre, hasta el 27 de noviembre para alcanzar un acuerdo de venta de sus activos con empresas estadounidenses.

“Esta prórroga dará a las partes y al comité tiempo adicional para resolver este asunto de acuerdo con el decreto”, dijo el Tesoro en un comunicado, recordando que se están llevando a cabo discusiones entre TikTok y CFIUS, el comité encargado de asegurar que las inversiones extranjeras no presentan un riesgo para la seguridad nacional.

Este respiro de último minuto se suma a una serie de mini victorias recientes logradas por la red social, cuyo futuro pende en Estados Unidos de los temores sobre la seguridad nacional planteados por la administración Trump en verano.

El presidente saliente afirma desde hace meses que la plataforma para compartir videos podría usarse para el espionaje chino y ha amenazado con prohibirla a menos que se venda a inversionistas locales. Pero la prohibición fue apelada.

Esta pulseada tiene lugar en momentos en que las relaciones entre las dos potencias se han tensado fuertemente de ambas partes.

Trump anunció el jueves que prohibiría a los estadounidenses invertir en una treintena de empresas chinas ligadas a las actividades militares y pidió a los inversores que tuvieran acciones en ellas que las cedan antes de noviembre de 2021.

Extremadamente popular entre los adolescentes, TikTok, que tiene 100 millones de usuarios en Estados Unidos y 700 millones en todo el mundo, rechaza las acusaciones del gobierno estadounidense.

Donald Trump había firmado una orden ejecutiva el 14 de agosto que obligaba a ByteDance a ceder sus actividades el país norteamericano en un plazo de 90 días alegando amenaza a “la seguridad nacional”.

Como este plazo expiró el jueves por la noche, el CFIUS concedió una extensión a ByteDance.

TikTok presentó una demanda en un tribunal de Washington el martes para evitar que la orden ejecutiva entre en vigencia y solicitó una extensión de 30 días debido, según alegó, al silencio del gobierno sobre una de sus propuestas de reestructuración.

El tribunal dio a ByteDance y a la administración Trump hasta diciembre para presentar documentos.

La red social propone, según documentos judiciales, crear una nueva empresa que albergaría sus actividades en Estados Unidos.

Esa compañía sería copropiedad del grupo informático Oracle, como socio tecnológico, el gigante de la distribución Walmart, como socio comercial, y los inversores estadounidenses de ByteDance.

Trump había dado su acuerdo en principio en septiembre a una primera oferta de ByteDance siempre que Oracle y Walmart se hicieran con el 20% de las acciones de una empresa llamada TikTok Global, encargada de las actividades globales de la plataforma y cuya sede estaría establecida en Estados Unidos.

Pero en el entorno más cercano al presidente estadounidense se estimó que ByteDance mantendría el control de la nueva compañía.

TikTok y sus aliados han lanzado una verdadera ofensiva judicial para resistir la presión de la administración Trump, que hasta ahora ha resultado exitosa.

El plazo otorgado por el CFIUS llega luego de una decisión del Departamento de Comercio el jueves, que había permitido a TikTok no ser alcanzada por otro decreto que data del 6 de agosto que amenazaba también a la plataforma con prohibirla en suelo estadounidense.

El departamento decidió respetar una decisión de un tribunal federal de Pensilvania (este), que había suspendido la aplicación del decreto, tras una demanda en ese sentido presentada por tres creadores de contenido para TikTok.

El gobierno apeló ese fallo judicial.

Cualquier acuerdo que firme ByteDance estará sujeto a la aprobación de Pekín, que impone restricciones a las exportaciones de tecnología desarrollada por empresas chinas.

El famoso algoritmo de TikTok, que muestra el contenido que más puede interesar a los usuarios según sus gustos, está en el centro de las discusiones.

China quiere evitar que este preciado sistema informático caiga en manos de Estados Unidos.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: