Tensión entre China y EE UU por el despliegue de un escudo antimisiles en Corea del Sur


Así funciona un escudo antimisiles (CARLOS GÁMEZ)


Corea del Sur y Estados Unidos han comenzado a desplegar en territorio surcoreano el polémico escudo antimisiles THAAD, informaron este martes ambos ejércitos, un día después de que Pyongyang ensayara el lanzamiento de cuatro proyectiles.

Los primeros elementos del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD siglas en inglés) han sido desplegados en lo que supone una implementación de la decisión que ambos países adoptaron en julio de 2016, explicó en un comunicado el Comando del Pacífico de EE UU. Un portavoz de Defensa surcoreano confirmó que los primeros componentes de las baterías llegaron en la víspera a la base de Osan (70 kilómetros al sur de Seúl).

Estará completamente instalado para finales de este añoSeúl y Washington han decidido que el THAAD, cuyo despliegue han protestado Pekín y Moscú al considerar que interfiere en sus sistemas de defensa, estará completamente instalado para finales de este año en un terreno situado al norte de la ciudad de Seongju (centro del país) y unos 300 kilómetros al sureste de Seúl.

El inicio de la instalación ha coincidido con el lanzamiento el lunes de cuatro misiles por Corea del Norte en aparente respuesta a las maniobras militares que celebran EE UU y Corea del Sur por debajo del paralelo 38, ejercicios que Pyongyang considera un ensayo para la invasión. El régimen de Kim Jong-un admite que los misiles —volaron unos 1.000 kilómetros y cayeron cerca de la costa nipona— tenían como objetivo simulado las bases estadounidenses en Japón.

Protestas del Gobierno chino

El despliegue del THAAD ha sido criticado por el Gobierno chino, que considera que los potentes radares del sistema pueden servir para obtener datos de inteligencia de sus bases fronterizas con Corea del Norte.

Tomaremos firmemente las medidas necesarias para defender nuestros intereses en materia de seguridad“Tomaremos firmemente las medidas necesarias para defender nuestros intereses en materia de seguridad”, manifestó un portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, en rueda de prensa. Geng urge a ambos países que se retracten y “no continúen por el camino equivocado”.

Como represalia contra Seúl, Pekín ha decidido boicotear a las industrias surcoreanas del turismo, las ventas minoristas o el entretenimiento, que dependen enormemente del país vecino.

La campaña china se ha endurecido especialmente desde que la semana pasada se completara el traspaso formal de los terrenos entre la empresa Lotte y el Gobierno surcoreano para la instalación de las baterías antimisiles. Las  páginas web de Lotte sufrieron aparentes ciberataques y varias de sus superficies comerciales en China fueran clausuradas por supuesta vulneración de normativas locales.

Ante la posibilidad de que Corea del Sur presente una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), Geng se limitó a insistir en que China mantiene su política de puertas abiertas a la inversión extranjera.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook