Tal Cual


JUEGA VIVO. En la mesa de diálogo en Penonomé, el equipo de gobierno pretende cambiar la metodología, sin avisar a nadie. Con los temas anteriores (canasta, energía, combustible, educación…), la discusión se hizo punto por punto, acordando para cada uno ya sea un “disenso” o un “consenso”. Pero ahora que le tocó el turno al tema de la corrupción, con una agenda de 32 recomendaciones, el gobierno pretende que la discusión se haga en bloque. Da la impresión que, para el gobierno, este tema debe ser abordado de manera meramente informativa y los demás miembros de la mesa deben limitarse a escuchar, como simples convidados de piedra.

OLVIDO. El proyecto que adopta la legislación de extinción de dominio en Panamá fue presentado en abril de 2021 y todavía no ha sido siquiera aprobado en primer debate. En la Comisión de Gobierno (que ahora preside Leandro Ávila y no Roberto Ábrego) ya no están muchos de los diputados que viajaron a Colombia, para conocer la experiencia de ese país en la implementación de este marco normativo. Al final, todos fueron a pasear. Malo, malo.

CUENTISTA. Si en Estados Unidos tuvo éxito la serie How to get away with murder, parece que una obra en Panamá podría hacer lo propio… Sin estar anunciado en el programa oficial, Abraham Williams, el malogrado exjefe de compras del PAN, presentará su obra Euro 14, confesiones de un testigo protegido en la Feria del Libro. ¿Habrá dedicado algún capítulo a las consecuencias que pagaron los responsables de lo sucedido en aquel gobierno o la obra se tratará sencillamente de que nada malo pasó en el PAN?

‘LUNCH’. Ayer, en un restaurante de la localidad, se reunieron los exministros Rubén Darío Paredes, Víctor Pérez y Jorge Arango. Con ellos también estaba Augusto Samuel Boyd. Si hubiese sido una cumbre de extitulares del Mida habrían podido invitar a Nito.

BLA BLA BLA. Los diputados vuelven a hacer alarde de sus privilegios. Con una agenda llena de temas relevantes que tratar en el pleno, se reunieron solo para el famoso periodo de incidencias, donde la gran mayoría habla y no dice nada. ¿No que el que no trabaja no cobra? Sin duda Crispiano y sus promesas de devolverle el prestigio al Legislativo quedaron en nada.



Source link