Solo 12 minutos de ejercicio intenso son suficientes para cambiar los biomarcadores de la sangre


Cada vez más estudios sugieren los beneficios que aporta a la salud de las personas realizar ejercicio, por muy poco que sea. Una reciente investigación llevada a cabo en EE UU ha demostrado ahora el beneficioso impacto que tiene en el cuerpo humano la práctica de ejercicios de alta intensidad en intervalos cortos de tiempo.

Este nuevo estudio, publicado en Circulation y que recoge Science Alert, indica que la práctica de 12 minutos de actividad intensa son suficientes para cambiar significativamente los biomarcadores de la salud metabólica en la sangre de las personas.

“Se sabe mucho sobre los efectos del ejercicio en los sistemas cardíaco, vascular e inflamatorio del cuerpo, pero nuestro estudio proporciona una visión integral del impacto metabólico del ejercicio al vincular vías metabólicas específicas con las variables de respuesta al ejercicio y los resultados de salud a largo plazo”, indica Gregory Lewis, uno de los autores del estudio y especialista en insuficiencia cardíaca y trasplante cardíaco en el Hospital General de Massachusetts.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores sometieron a 411 hombres y mujeres de mediana edad a 12 minutos de ejercicio “vigoroso”, y descubrieron que el ejercicio tenía efectos en más del 80% de los metabolitos que circulaban en la sangre de los participantes.

Estos metabolitos, explican los investigadores, pueden actuar como indicadores de salud cardiometabólica, cardiovascular y a largo plazo, lo que sugiere que incluso un golpe corto de actividad es suficiente para beneficiar algunos de los procesos biológicos claves del cuerpo.

“Lo que nos llamó la atención fueron los efectos que una breve sesión de ejercicio puede tener en los niveles circulantes de metabolitos que gobiernan funciones corporales clave como la resistencia a la insulina, el estrés oxidativo, la reactividad vascular, la inflamación y la longevidad”, explica Lewis.

En este sentido, los autores del estudio señalan el metabolito glutamato, relacionado con enfermedades cardíacas, diabetes, así como una esperanza de vida más corta, y que se redujo de media un 29%. También el metabolito DMGV (ácido dimetilguanidino valérico), asociado con un mayor riesgo de diabetes y enfermedad hepática, se redujo en un 18%.

En total, los investigadores rastrearon y midieron 588 metabolitos. “Curiosamente, nuestro estudio descubrió que diferentes metabolitos seguían diferentes respuestas fisiológicas al ejercicio y, por lo tanto, podrían proporcionar firmas únicas en el torrente sanguíneo que revelan si una persona está en buena forma física, de manera muy similar a cómo los análisis de sangre actuales determinan cómo de bien están funcionando el riñón y el hígado”, ha asegurado, por su parte, el cardiólogo del Hospital General de Massachusetts Matthew Nayor.

Para Ravi Shah, cardiólogo del mismo centro hospitalario, “estamos empezando a comprender mejor los fundamentos moleculares de cómo el ejercicio afecta al cuerpo y usamos ese conocimiento para comprender la arquitectura metabólica en torno a los patrones de respuesta al ejercicio”.

Según Shah, “este enfoque tiene el potencial de dirigirse a personas con presión arterial alta o muchos otros factores de riesgo metabólico en respuesta al ejercicio, y ponerlos en una trayectoria más saludable al principio de sus vidas”, concluye.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: