síntomas de las infecciones por estos virus, causas y tratamiento


Los adenovirus corresponden a un grupo de virus capaces de provocar infecciones en las membranas de “las vías respiratorias, los ojos, los intestinos, las vías urinarias y el sistema nervioso”, subrayan los especialistas en Nemours KidsHealth.

En este sentido, este tipo de virus DNA se clasifican en función de la presencia de tres antígenos (hexona, pentona y fibra) y existen siete especies de adenovirus humanos y 57 serotipos, añaden desde MSD Manuals.

¿Cuáles son los síntomas?

Los diferentes serotipos están asociados con distintas patologías y son una causa frecuente de resfriados, bronquitis, diarrea, conjuntivitis o pulmonías, entre otras afecciones. 

Sin embargo, añaden en KidsHealth, las infecciones por adenovirus tienden a ser leves, aunque puede haber complicaciones. “Los bebés y las personas con sistemas inmunitarios débiles son más proclives a tener problemas graves”, aseguran.

Entonces, ¿cuáles son los signos de una infección por adenovirus? “En los huéspedes inmunocompetentes, la mayoría de las infecciones por adenovirus son asintomáticas”, detallan en MSD. Cuando sí son sintomáticas, pueden manifestarse clínicamente en función del tipo de adenovirus. 

Los síntomas de las infecciones respiratorias de las vías superiores varían desde síntomas leves de un resfriado común a más complejos por procesos gripales, como los siguientes:

  • Dolor de garganta.
  • Secreción nasal.
  • Tos.
  • Otitis.
  • Conjuntivitis.
  • Fiebre.

¿Cuáles pueden ser las infecciones más complicadas?

La gran parte de infecciones sintomáticas ocurren en niños y cursan con fiebre y síntomas como otitis media, tos y amigdalitis. “Los adenovirus tipos 3 y 7 causan un síndrome caracterizado por conjuntivitis, faringitis y fiebre”, indican en MSD. 

Los adenovirus también provocar infecciones en vías respiratorias inferiores, causando pulmonías o bronquiolitis, así como la tos ferina. Por otro lado, la gastroenteritis sería otra infección que afecta al estómago y a los intestinos, cuyos síntomas son vómitos, diarrea, fiebre y dolor abdominal. Las infecciones de vejiga provocadas por adenovirus pueden provocar “micción frecuente, escozor, quemazón o dolor al orinar, y sangre en la orina”.


Por su parte, las conjuntivitis sería una “leve inflamación” de las membranas que recubren el ojo y la superficie de los párpados, que se caracterizaría por “ojos rojos, legañas o lagrimeo”, indican en KidsHealth.

“La fiebre faringoconjuntival causa un intenso enrojecimiento ocular, fuerte dolor de garganta, fiebre, moqueo nasal y ganglios linfáticos inflamados”, advierten. Por otro lado, la “queratoconjuntivitis es una infección de mayor gravedad que afecta tanto a la conjuntiva como a la córnea”. 

En ocasiones, la encefalitis y la meningitis, dos afecciones graves, se pueden desarrollar como consecuencia de una infección por adenovirus. “Sus síntomas abarcan los siguientes: fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, rigidez de cuello y confusión”.


Los casos de hepatitis de origen desconocido en niños

¿Cómo se pueden tratar?

El tratamiento es sintomático y la mayoría de infecciones por estos virus mejoran por sí mismas al cabo de unos días. “El tratamiento en casa incluye descansar mucho, beber suficientes líquidos y usar paracetamol para tratar la fiebre”, detallan. 

Sin embargo, los bebés, las personas con un sistema inmune debilitado, los niños y adultos con patologías graves por adenovirus sí pueden precisar fármacos antivirales y tratamiento hospitalario. “Otros tipos de tratamiento pueden incluir la administración de líquidos por vía intravenosa, oxígeno y otros tratamientos respiratorios”. 



MÁS INFORMACIÓN