Sex Fit, la importancia de hacer ejercicio para mejorar las relaciones sexuales


Cuando hablamos de los beneficios que tiene el ejercicio para mejorar las relaciones sexuales, lo primero que nos puede venir a la mente son los ejercicios Kegel. Si bien estos se recomiendan antes, durante y después del embarazo para tonificar el suelo pélvico, como aconsejan desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), también es útil para mujeres que no están embarazadas. Pero, el ejercicio físico puede ser igualmente beneficioso. A esto lo han llamado desde LELO Sex Fit, un término muy interesante.

¿Qué es el Sex Fit?

Sex Fit es un concepto que hace referencia a lo importante que es practicar ejercicio físico para que las relaciones sexuales sean, todavía, mejores. Un ejemplo puede ser el de la resistencia. Aguantar más durante el acto sexual evitará que nos cansemos antes o que no tengamos fuerzas para seguir disfrutando con nuestra pareja de las relaciones sexuales. 


Esto no quiere decir que tengamos que dejar los ejercicios Kegel de lado. El uso de las bolas chinas para fortalecer el suelo pélvico también nos ayudará a tener mejores orgasmos durante las relaciones. Sin embargo, necesitamos combinarlo con ejercicio físico que, además de ser algo positivo para nuestra propia salud, nos ayudará a tener una vida sexual altamente satisfactoria. 

Ejercicio de alta intensidad, la clave para mejorar en el sexo

Hacer ya ejercicio o tener una buena condición física no quiere decir que nos estemos enfocando para que este repercuta positivamente en nuestras relaciones sexuales. Si todavía no hemos integrado en nuestra práctica el ejercicio de alta intensidad o HIIT es el momento de que lo hagamos. Esta es una de las primeras recomendaciones para el Sex Fit.

Los sprints son ejercicios de alta intensidad. En un periodo muy corto de tiempo las pulsaciones se disparan y el cuerpo debe hacer un adecuado control del oxígeno dosificándolo bien. Al principio es normal que nos ahoguemos, que no lleguemos a determinados objetivos, pero con la práctica notaremos cómo mejoramos. Esto, en el sexo, también repercutirá de manera positiva. Aguantaremos mucho, nos cansaremos menos y disfrutaremos más.

Ejercicio aeróbico, el control de la respiración es clave


Una pareja manteniendo relaciones sexuales.

El ejercicio de alta intensidad combinado con el aeróbico es otra de las claves del Sex Fit. Gracias a este segundo tipo de ejercicio lograremos controlar la respiración, algo que repercutirá en cansarnos menos durante el sexo y en conseguir orgasmos más intensos. Si respiramos profundamente cuando notamos que el orgasmo llega, este será más intenso de lo habitual.

Los ejercicios aeróbicos son el footing o el ciclismo, por ejemplo. Al comienzo, es normal sentir que nos falta el aire porque no estamos respirando adecuadamente. Pero, con la práctica nos daremos cuenta de que esto cambia y de que repercute positivamente en el sexo con la pareja. La respiración es clave tanto en el ejercicio físico como al mantener relaciones sexuales.

Probando posturas nuevas gracias al yoga


Una pareja, en la cama.

Practicar ejercicio también puede incluir prácticas como el yoga o el pilates. Estas pueden hacerse en aquellos días en los que descansemos del ejercicio de alta intensidad o aeróbico. Así, continuaremos practicando ejercicio de una forma diferente y ganando flexibilidad. Esto quiere decir que hay posturas nuevas que podremos probar en el sexo y que mejorarán nuestras relaciones.

Al final, el Sex Fit se reduce a una mejora de la condición física que va a repercutir de manera positiva en el sexo. Tener una mayor resistencia, mejor control de la respiración y ser más flexibles serán ventajas que notaremos que nos ayudan a tener relaciones sexuales muy satisfactorias. 



MÁS INFORMACIÓN