Senafront socorre a migrantes en Carreto, tras alerta de ‘La Prensa’


El Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) informó ayer que, luego de una publicación de este medio, llevó a cabo labores de búsqueda de 20 migrantes de nacionalidad venezolana y peruana que se encontraban con quebrantos de salud en la comunidad de Carreto, comarca Guna Yala.

Dentro de este grupo habían ocho menores de edad, quienes padecían fiebre y cuadros infecciosos.

De acuerdo con el estamento de seguridad, agentes del batallón Puerto Obaldía realizaron el rescate y el resguardo de estas personas, quienes fueron llevadas al centro de salud más cercano, en Puerto Obaldía, aproximadamente a una hora por vía marina.

Todo esto ocurrió luego de que La Prensa alertara de la presencia de un grupo de migrantes sin alimentos ni medicinas en Carreto.

“Ayúdennos, por favor, no tenemos alimentos, llevamos cuatro días que no comemos y nuestros niños tienen fiebre”, contó Nohelí, una de las personas que estaba en esa zona del Caribe panameño, muy cerca de la frontera con Colombia.

En palabras de Nohelí, no podían continuar con su travesía por la peligrosa selva de Darién. Primero, por las fuertes lluvias en la zona que no cesan y, segundo, porque no tenían las condiciones físicas necesarias para seguir el camino.

La nueva ruta

Actualmente, la caravana de migrantes está usando la comunidad de Carreto en Guna Yala como nueva ruta de tránsito para luego adentrarse a la jungla de Darién.

Entidades como la Defensoría del Pueblo están evaluando este tema, pues Carreto es una pequeña aldea indígena, donde no hay medicamentos ni alimentos para atender a esta gran caravana que llega todos los días desde Colombia.

En ese contexto, el defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc, alertó esta semana que no se tiene una cifra precisa de los migrantes irregulares que no logran cruzar la selva por diversas razones.

Leblanc planteó que esto se resolvería con cooperación de los países, recordando que las autoridades panameñas han sostenido reuniones con sus contrapartes de Colombia y Costa Rica, pero que si no se ponen de acuerdo, seguirán muriendo personas en la selva.



MÁS INFORMACIÓN