Seguridad jurídica y confianza, claves para recibir capitales: CAF


La región de América Latina y el Caribe tiene un gran rezago en materia de infraestructuras, como vías, puertos, aeropuertos, pero también de infraestructuras de carácter digital.

Tal es así, que según Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF – banco de desarrollo de América Latina, las necesidades anuales de fondos para reducir esa brecha ascienden a unos $650,000 millones.

Una cifra muy difícil de alcanzar utilizando las capacidades de unos países con menor espacio fiscal, contando incluso con los aportes que pueda hacer la banca multilateral.

Por eso, el ejecutivo asegura que se debe movilizar al sector privado y atraer parte del ahorro mundial a la región para ejecutar este tipo de inversiones. Para conseguirlo hay varias tareas por hacer, como por ejemplo generar más proyectos a través de asociaciones público privadas, estructurarlos de manera que sean bancables y buscar los recursos para su ejecución.

¿Cuáles son las condiciones que buscan esos capitales?

“Los romanos decían que la ley básica de todas la leyes es la seguridad”, refiriéndose a la seguridad jurídica, dijo Díaz-Granados en una conversación con La Prensa. La primera capa que hay que colocar es la seguridad y la confianza, que son básicas para atraer capitales, puntualizó.

Esto, porque la inversión en infraestructuras se hace a largo plazo y va a requerir muchos fondos, y entonces se torna clave que exista certeza sobre las condiciones que existirán en el futuro. En ese sentido, valoró positivamente la iniciativa de la Alianza para el Desarrollo en Democracia, integrada por Panamá, Costa Rica y República Dominicana.

Sobre el endeudamiento de los países tras el impacto de la pandemia, Díaz-Granados, dijo que lo más importante es estabilizar la deuda, una tendencia que ya se ve en muchos países, que tras el impacto de 2020, consiguieron reducir la relación entre la deuda y el producto interno bruto (PIB).

En ese sentido, destacó la importancia de mantener los niveles de deuda bajo control porque en el futuro vendrá otra crisis y las regiones y países que tienen carácter de emergentes van a estar expuestos a recibir un impacto más fuerte, como sucedió con la pandemia del nuevo coronavirus.

La banca multilateral, dijo, puede ayudar a los países a diversificar los canales por los que contrae la deuda. Puso como ejemplo que las economías que tienen una elevada participación de las multilaterales en su estructura de deuda, logran una mayor protección a la hora de emitir bonos, porque el mercado sabe que tienen también acceso a una fuente distinta de financiamiento.

25 años en CAF

Panamá celebra este año su 25 aniversario desde su incorporación a CAF. En este periodo, las aprobaciones de préstamos al país suman $6,944 millones y los desembolsos $3,902 millones.

Entre los proyectos que ha financiado CAF están la ampliación del Canal de Panamá, la construcción del metro, el saneamiento de la bahía, programas de vialidad, infraestructura de centros educativos, proyectos de agua y alcantarillado, así como financiamiento a la pequeña y mediana empresa. Díaz-Granados destacó que el 78% de la cartera actual de CAF con Panamá tiene impacto positivo en sostenibilidad.

CAF trasladó a Panamá su presidencia ejecutiva, consolidando la posición de hub del país, mientras mantiene su sede central en Caracas, Venezuela, y otro hub en Montevideo, Uruguay, como parte de una estrategia de ser un banco con vocación para toda América Latina, tras unos inicios con un enfoque en la región andina.



MÁS INFORMACIÓN