Se filtra una app de comida a domicilio y quedan expuestos los datos personales de la policía secreta de Rusia


El medio Bellingcat informa que Yandex Food, el servicio de entrega de alimentos ruso, ha sufrido una fuga masiva de datos y se han revelado los nombres, las direcciones de entrega, los números de teléfono y las instrucciones de entrega de la policía secreta de Rusia.

Yandex señala que la primera filtración se produjo el 1 marzo como “resultado de las acciones deshonestas de uno de los empleados”, quedando expuestos en Internet los números de teléfono de los clientes y la información de los pedidos.

En Reuters se indica que el regulador de comunicaciones ruso, Roskomnadzor, amenazó con multar a la empresa con hasta 100.000 rublos (1100 euros, aproximadamente) por la filtración que expuso los datos de 58.000 usuarios. Mientras tanto, bloquearon el acceso a un mapa en línea que contenía los datos para intentar ocultar la información de los afectados.


Los rusos están descargando algunas entradas de Wikipedia por si bloquean la plataforma.

Los investigadores de Bellingcat accedieron a la información en busca pistas sobre cualquier persona de interés, como por ejemplo, una persona vinculada al envenenamiento del líder de la oposición rusa Alexey Navalny. Asimismo, descubrieron el nombre del usuario que estuvo en contacto con el Servicio Federal de Seguridad de Rusia para planear la intoxicación de Navalny.

Por otro lado, los investigadores examinaron la información filtrada de los números de teléfono pertenecientes a las personas vinculadas con la Dirección Principal de Inteligencia de Rusia.

En los resultados de los análisis se pueden leer las instrucciones que recibían los repartidores para depositar la comida en el lugar de entrega, debido a que era una base militar secreta.


La EEI que lleva más de 20 años siendo un ‘símbolo’ de colaboración internacional.

Bellingcat afirma que “un usuario escribió: Suba a las tres barreras cerca la cabina azul y llama. Después de la parada del bus 110 hasta el final”, mientras que otro decía “territorio cerrado. Sube al puesto de control. “¡Llama a (número) diez minutos antes de entrar”.

Esta fuga marca otra entrada en la lista de filtraciones masiva que afectan a los ciudadanos rusos, algunas de las cuales incluyen información de registro de vehículos y datos de usuarios en las plataformas de redes sociales.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.



MÁS INFORMACIÓN