Se duplica el paso de migrantes irregulares por Darién


Entre enero y mayo de este año, el Servicio Nacional de Migración de Panamá registró el paso de 32 mil 797 migrantes irregulares a través de la frontera de Darién, cifra que duplica los registros en igual período de 2021 (15 mil 949 viajeros).

La crisis migratoria ha llevado a los gobernantes de la región a sentarse a buscar alternativas para enfrentar la situación y en la Cumbre de las Américas, que finalizó ayer en Los Ángeles, Estados Unidos, se llegaron a algunos acuerdos. La responsabilidad compartida, planteada por Panamá desde 2021, fue respaldada en la Cumbre por Estados Unidos, principal país de destino de los migrantes.

La migración irregular ahora tiene rostro venezolano

El número de viajeros irregulares por la frontera de Panamá con Colombia sigue en aumento, aunque con una diferencia respecto a 2021: ahora, la constante son ciudadanos venezolanos.

El año 2021 es recordado por el gran número de viajeros procedentes de Haití que pasaron por territorio panameño rumbo a Estados Unidos. Las imágenes de ese viaje no se olvidan: tras lograr el objetivo, miles de estos haitianos fueron llevados a albergues estadounidenses y luego deportados.

En 2022, las estadísticas reflejan que los ciudadanos de nacionalidad venezolana son los que más están llegando a Darién, después de dejar atrás Colombia.

En los cinco primeros meses de este año, el Servicio Nacional de Migración (SMN) sumó el paso de 32 mil 797 migrantes a través de la frontera entre Panamá y Colombia. Más de la mitad de ellos, es decir, 16 mil 720, eran venezolanos y, de estos, 9 mil 844 hicieron la travesía en mayo.

En esos mismos cinco meses, también cruzaron la frontera 2 mil 978 ciudadanos de Haití; 2 mil 143 de Cuba; mil 451 de Senegal, y mil 85 de Ecuador, entre otros.

Después de pasar por el primer poblado mexicano del estado de Chiapas, miles de migrantes siguen su camino hacia Estados Unidos. Una parte de estas personas pasó meses atrás por Panamá, luego de cruzar la frontera por Darién. AFP (PEDRO PARDO/)

Los reportes del SMN detallan que el paso irregular de migrantes a través de la frontera colombo-panameña se duplicó en un solo mes de este año, al pasar de 5 mil 667 migrantes en abril a 13 mil 894 en mayo.

La misma aritmética se repite con las cifras de los primeros cinco meses de este año respecto a igual período de 2021. Es decir, de enero a mayo de 2022 , como se dijo, 32 mil 797 personas fueron registradas en los puntos de control ubicados en Darién. Esta cantidad duplica lo reportado entre enero y mayo de 2021, que fue de 15 mil 949 migrantes.

En los primeros cinco meses de este año, el SMN registró un promedio mensual de 6 mil 559 viajeros.

Del total de viajeros irregulares que transitaron por Panamá hasta mayo pasado, 27 mil 769 son adultos y 5 mil 28 menores de edad, de acuerdo con los registros

La situación migratoria en la región entró en crisis a mediados de 2021, cuando miles de personas cruzaron la inhóspita selva de Darién procedentes del vecino país de Colombia.

En efecto, en 2021, Panamá contó el paso de 133 mil 127 migrantes. Ese año, se registraron al menos 25 mil personas en agosto, septiembre y octubre.

Esta avalancha de migrantes irregulares llevó a Panamá a coordinar acciones diplomáticas con los países vecinos del área, incluyendo Colombia, Chile, Ecuador, Costa Rica y Estados Unidos, a fin de ejecutar planes concretos para que el traslado de estas personas se diera de manera segura.

Todo esto, tomando en cuenta que Panamá solo era –y sigue siendo– un país de tránsito, ya que la mayoría de los migrantes irregulares tienen como destino principal Norteamérica.

En Darién, se habilitaron dos puntos de recepción de migrantes. Como parte de las acciones de Panamá en esta materia, estas personas reciben atención y luego son trasladadas por grupos y de forma escalonada a los albergues en Chiriquí.

Seguidamente, previa coordinación con los países vecinos, se les permite que sigan su camino hacia Centroamérica.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortio, habló en la Cumbre de las Américas sobre la crisis migratoria. AFP

El presidente de Panamá, Laurentino Cortio, habló en la Cumbre de las Américas sobre la crisis migratoria. AFP (PATRICK T. FALLON/)

Cumbre y migración

La Cumbre de Las Américas, que se realizó entre el lunes 6 y el viernes 10 de junio en Los Ángeles, Estados Unidos, tenía como uno de sus temas centrales la crisis migratoria en el continente.

Para el país anfitrión, el tema tiene relevancia, ya que es el principal destino de miles de migrantes irregulares. A los que pasan por Panamá, hay que sumarles los que parten desde las naciones centroamericanas y México en busca de cruzar, por cualquier vía, la frontera estadounidense.

En la ceremonia de apertura, el mandatario estadounidense Joe Biden afirmó que la migración segura y ordenada es importante para todas las economías del continente y que una migración irregular “no es aceptable”.

“Una migración segura y ordenada es buena para todas nuestras economías, incluida la de Estados Unidos. Puede ser un catalizador para el crecimiento sostenible, mientras que la migración irregular no es aceptable”.

En la cumbre, el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, aprovechó su intervención para reafirmar la situación de estas personas que arriesgan sus vidas cruzando la selva de Darién para seguir hacia el norte.

“Uno de los retos más apremiantes que enfrentan las Américas es la migración irregular”, afirmó el gobernante panameño en la Cumbre. “La migración irregular tiene sus raíces en la falta de oportunidades para la población en los países de origen de los migrantes”, dijo.

Al final de la cumbre, se emitió una resolución sobre el tema migratorio, centrada en compartir responsabilidades en la gestión del flujo migratorio. Estados Unidos acogerá a 20,000 refugiados de América Latina en 2023 y 2024, y desembolsará $314 millones en ayuda para migrantes en la región, mientras que México duplicará los permisos de trabajo fronterizos, anunció la Casa Blanca este viernes.

Una caravana que se topa con varios obstáculos

La migración irregular hacia Estados Unidos ya empezó a impactar a las autoridades de México, el último paso para llegar al denominado sueño americano.

Sin embargo, en territorio mexicano, precisamente en la localidad sureña de Huixtla (Chiapas), estas personas requieren de un salvoconducto para seguir su marcha hacia a la frontera norte y tratar de ingresar a Estados Unidos.

Al ingresar a México, la caravana era de miles de personas, pero obtener el permiso para transitar en el país sale a cuentagotas y la cifra se reduce con quienes lo consiguen primero y siguen su marcha hacia el norte.

Los medios mexicanos resaltan que la mayoría de los migrantes que están llegando son venezolanos, incluso en familias.

Son muchas las historias de los que buscan la manera de ingresar a Estados Unidos, pero que al llegar a la frontera se encuentran con múltiples inconvenientes; el principal: su condición ilegal.



MÁS INFORMACIÓN