Rusia reta a Elon Musk con una nave que competirá con el Dragon de SpaceX


La compañía estatal rusa Roscosmos se propone firmar un contrato con la empresa privada MTKS para crear una nave espacial reutilizable, con el nombre de Argo, cuyo objetivo principal será llevar suministros a su estación orbital, informa RBK, que tuvo acceso a un documento de la compañía. Así, el objetivo es enviar allí materiales con un peso de hasta dos toneladas, y regresar con una carga de 1.000 kilogramos.

“El disponer de una nave reutilizable –lo que posibilita el retorno y la recuperación de equipo muy costoso– reducirá drásticamente los gastos y el precio de envío de la carga. En consecuencia, bajará en general el costo del programa espacial”, detalló al citado medio ruso Serguéi Sópov, en nombre de la empresa que adelantará el proyecto. Agregó que el ‘carguero’ podría estar listo para el año 2024.

Costos y financiación

El anuncio implica así un reto comercial para SpaceX, la empresa de Elon Musk, cuyo carguero Dragon ha cumplido ya tres misiones espaciales.

Por su parte, MTKS estima que su futura nave se mantendrá en uso por 10 años, con lo que podrá recabar un beneficio de hasta 500 millones de dólares. El costo estimado de un ciclo de viaje, desde su lanzamiento hasta su regreso a la Tierra, es de 9.846 millones de dólares, mientras que el de su actual ‘competencia’, el Dragon, se estima en cuatro veces más.

Los fondos para el programa provendrán de inversiones privadas y préstamos, según una fuente cercana al proyecto. Gran parte de la financiación se destinará a la construcción de la fábrica donde se producirán piezas para la nave.

En principio, los expertos estiman que la Estacion Espacial Internacional no necesita enviar tanta carga de vuelta a la Tierra. Sin embargo, consideran para sus cálculos que China está por iniciar la construcción de una estación espacial propia y que Pekín no descarta la participación de socios internacionales. Rusia, en ese caso, podría representar una opción de traslados más barata, aunque Vitali Yegórov, el creador de la asociación “Espacio Abierto”, reconoce que todavía es muy temprano para estimar los costos.

Características

La nave Argo, con un peso de 11,5 toneladas, medirá 5,6 metros, tendrá un diámetro de 4,1 metros y espacio para 11 metros cúbicos de carga.

En los tanques de su sistema de propulsión compuesto, bloque que se usa para las maniobras en órbita y que se desacopla antes de iniciar el aterrizaje, cabrán hasta 1.200 kg de combustible.

La misma capacidad tendrán los tanques del sistema de propulsión que se usarán para el descenso y el aterrizaje.

La nave podrá mantenerse acoplada a la estación espacial hasta por 300 días, mientras que sus vuelos autónomos para realizar experimentos e investigaciones científicas podrán durar hasta un mes.

En su fase de retorno al planeta utilizará un esquema balístico, en el que un freno con motores de aterrizaje se activará a una distancia de 250 metros de la superficie terrestre, para luego, a una altura de 100 metros, desplegar un escudo que suavice el contacto con el terreno.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: