Rusia da un ultimátum a Ucrania y anuncia la ofensiva final en Mariúpol el mismo día en que Zelenski pide ayuda a la ONU

Los principales esfuerzos militares rusos se centran ahora en preparar una ofensiva para establecer un control total sobre el territorio de las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, en el este del país, y Mariúpol, en el sur, según el último parte del Alto Mando del Ejército ucraniano.

Este parte, emitido en el 42 día de la invasión rusa de Ucrania, indica que las tropas rusas continúan su ofensiva hacia Izium, una ciudad situada en el río Donetsk, en la provincia de Járkov, así como hacia Sloviansk y Barvinkove, también en la misma provincia, que según los analistas son ciudades clave en la ofensiva rusa hacia Donetsk y Lugansk, las autoproclamadas repúblicas del este de Ucrania. “En la dirección de Donetsk, el enemigo está tratando de mejorar la posición táctica de sus unidades y continúa realizando operaciones de asalto en algunas áreas”, dice el parte.

El Alto Mando ucraniano se refiere también a la situación en la sitiada ciudad de Mariúpol, un puerto estratégico del sur a orillas del Mar de Azov fuertemente bombardeado y en el que viven sin servicios básicos, según Ucrania, más de 150.000 personas. “Los intentos de asaltar Mariúpol no se detienen. 

Los defensores de la ciudad mantuvieron una heroica defensa durante más de cuarenta días, refrenando las abrumadoras fuerzas de los invasores rusos”, dice el Alto Mando ucraniano. 


El Ejército ruso anunció el martes la ofensiva final para la toma de la ciudad portuaria después de que venciera el plazo para que las fuerzas ucranianas depusieran las armas y abandonaran la urbe en dirección al territorio controlado por Kiev. 

La batalla por Mariúpol continúa

Los rusos continúan golpeando la ciudad de Mariúpol usando artillería y fuerza aérea y “las fuerzas ucranianas parecen estar sosteniendo una resistencia organizada en algunas partes de la ciudad“, dice por su parte el último análisis del Instituto para el Estudio de la Guerra.

Según el análisis de este instituto estadounidense, las fuerzas rusas continuaron posicionándose para continuar su invasión en el este y sur de Ucrania, después de haber abandonado el ataque a Kiev y “redistribuyen algunas de las fuerzas de combate retiradas de Bielorrusia a Rusia”. 

La retirada del norte de Ucrania que Rusia anunció la semana pasada se ha convertido en una realidad, a pesar del recelo con el que Occidente recibió el anuncio de Vladimir Putin. Los más de cuarenta días de conflicto han desgastado al Ejército del Kremlin, que en ningún caso esperaba una ofensiva así de larga cuando entró a Ucrania, y la imposible tarea de tomar la capital ha llevado a un cambio de estrategia.
El repliegue del Ejército ruso en Ucrania.
HENAR DE PEDRO

“Pero es probable, según su análisis, que las unidades rusas que se retiraron de Kiev no recuperen la eficacia de combate durante algún tiempo”, dicen.

“Las operaciones ofensivas rusas al sureste de Izium hacia Sloviansk continuaron en pequeña escala y lograron un progreso limitado. Rusia aún no ha intentado agrupar grandes concentraciones de fuerzas en este eje, sino que continúa enviando grupos tácticos de batallones individuales para avanzar por su cuenta”, según el análisis de este instituto.

También según el último parte de inteligencia divulgado este miércoles por el Reino Unido, los fuertes combates y los ataques aéreos rusos continúan en Mariúpol, mientras empeora la situación humanitaria en la ciudad. La mayoría de los residentes que quedan en la ciudad “no tienen luz, comunicación, medicinas, calefacción o agua. Las fuerzas rusas han impedido el acceso humanitario, probablemente para presionar la rendición de los que defienden” el lugar, añadió el parte dado a conocer por el ministerio británico de Defensa. 

MÁS INFORMACIÓN