Rusia corta el envío de gas a Europa a través del gasoducto que pasa por Polonia

Si este miércoles Ucrania alertaba de una reducción del suministro de gas que llegaba por el gasoducto del Donbás, un día después el afectado ha sido uno situado más al norte, concretamente el gasoducto Yamal, que pasa a través de Polonia. El gigante gasístico ruso Gazprom ha cortado el suministro de gas a Europa a través de este gasoducto después de que Rusia impusiera sanciones contra la propietaria polaca del tramo, EuRoPol GAZ. 

“De conformidad con el decreto del presidente de la Federación Rusa №252 del 3 de mayo y la resolución del Gobierno №851 del 11 de mayo, se impusieron sanciones a varias empresas extranjeras. Entre ellos se encuentra EuRoPol GAZ, propietaria del tramo polaco del gasoducto Yamal-Europa”, señaló el portavoz de Gazprom, Serguéi Kupriánov.

El Gobierno ruso anunció el miércoles nuevas sanciones como represalia por las medidas adoptadas desde Occidente a raíz de la ofensiva militar en Ucrania y señaló a más de una treintena de empresas, entre ellas varias europeas. “Se ha impuesto una prohibición de transacciones y pagos a favor de personas sujetas a sanciones, lo que significa en particular para Gazprom una prohibición del uso del gasoducto propiedad de EuRoPol GAZ para transportar gas ruso a través de Polonia”, explica la compañía.


Según Kupriánov, la parte polaca violó además repetidamente los derechos de Gazprom como accionista de EuRoPol GAZ, y el 26 de abril puso a la compañía rusa en la lista de sanciones, “bloqueando la capacidad de la empresa para ejercer derechos sobre acciones y otros valores de EuRoPol GAZ, y recibir dividendos”.

32.900 millones de metros cúbicos

El gasoducto transnacional Yamal-Europa atraviesa el territorio de cuatro países: Rusia, Bielorrusia, Polonia y Alemania. Su capacidad es de 32.900 millones de metros cúbicos de gas al año. Recientemente, esta ruta para el transporte de gas a Europa prácticamente no se ha utilizado debido a la falta de solicitudes de los consumidores europeos, según la agencia oficial TASS.

Gazprom ya suspendió a finales de abril “por completo” el gas, no solo a Polonia (a través de la distribuidora de gas PGNiG), sino también Bulgaria (Bulgargaz), por negarse a pagar los suministros en rublos, tal y como exigió el presidente ruso, Vladímir Putin, en otro decreto del 31 de marzo.

“Se trata de sanciones que vetan a esas compañías. Por ello, no tendremos ninguna interacción con esas compañías, están simplemente vetadas”, afirmó en su rueda de prensa telefónica diaria el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Entre las empresas sancionados este miércoles figuran compañías de Alemania, Francia y otros países europeos, así como de EEUU y Singapur. En particular en la lista fueron incluidas las antiguas filiales europeas de Gazprom (Gazprom Germania, Gazprom Suiza, Gazprom Marketing & Trading USA), así como Vemex, Wingas, EuRoPol GAZ y operadores de depósitos subterráneos.

Bruselas analiza el impacto del corte del suministro

Por su parte, la Comisión Europea está analizando las sanciones impuestas por Rusia a varias empresas europeas y sus implicaciones para la seguridad del suministro de gas hacia la Unión Europea. El Ejecutivo comunitario “está en contacto estrecho con los Estados miembros sobre estos acontecimientos”, dijo a Efe un portavoz de esta institución al ser preguntado sobre la decisión anunciada este jueves por la gasística estatal rusa.

La invasión rusa de Ucrania, iniciada el 24 de febrero, ha llevado a la UE a impulsar una agenda para acabar con su enorme dependencia de la energía de Moscú, que la hace vulnerable a tensiones con su vecino, y Bruselas presentará la semana que viene su estrategia para ello, bautizada como “Repower EU”.

La Comisión calcula que la UE tendrá que invertir 195.000 millones de euros adicionales hasta 2027 para alejarse aceleradamente de los combustibles fósiles rusos, principalmente a través del despliegue de renovables, mayor eficiencia energética y desarrollo del hidrógeno sostenible, según el borrador de este plan al que tuvo acceso este jueves Efe.

Rusia es el principal exportador de energía a la UE, que le compra cada año combustibles fósiles por valor de 99.000 millones de euros y recibe de Moscú un 40 % del gas y un 25 % del crudo que consume.

Este corte de suministro llega el mismo día que Finlandia ha hecho publica su intención de ingresar en la OTAN, una noticia que Moscú ha calificado de amenaza contra su seguridad territorial.

MÁS INFORMACIÓN