Roberto Ábrego defiende el puesto de su esposa en la Contraloría de la República


“Es contadora pública autorizada. Tiene maestrías en finanzas, en gestión, en tributación fiscal, y una serie de diplomados a nivel nacional e internacional”.

Así defendió ayer el presidente de la Comisión de Credenciales de la Asamblea Nacional, Roberto Ábrego, el nombramiento de su esposa Elia Díaz como jefa de la Dirección Nacional de Servicio Exterior, Incentivos Fiscales y Comercial en la Contraloría General de la República.

La funcionaria llegó al cargo el pasado 2 de enero de la mano del nuevo contralor Gerardo Solís, cuyo nombre fue avalado para el cargo de fiscalizar las finanzas públicas el 12 de agosto de 2019 por la comisión legislativa que preside Ábrego, del Partido Revolucionario Democrático (PRD). Al día siguiente, el pleno de 71 diputados, con la abstención de solo dos diputados, votó a favor de nombrar a Solís en la Contraloría. Los diputados independientes Juan Diego Vásquez y Gabriel Silva advirtieron que la Comisión no analizó adecuadamente, por falta de tiempo, las hojas de vida de los 24 aspirantes, entre ellas la de Solís.

Según Ábrego, no hay “ninguna incompatibilidad” entre lo que hace la comisión que preside y lo que ocurre en la administración pública.

Añadió que su esposa es independiente. “No me apoyó en la campaña mía. No votó por mí. Entonces, lo que yo no puedo es criticarle esa independencia a ella. Ella tenía un cargo importante en el Banco Nacional de Panamá. Yo respeto la posición de la mujer”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=z3mSDOiK0_Q?feature=oembed&w=480&h=270]

Pero Ábrego no es el único diputado que tendrá parientes nombrados en la Contraloría con Solís. Rocío Rodríguez Lu, hermana de la diputada Zulay Rodríguez Lu, y Guadalupe Castillero, hermana del presidente de la Asamblea, Marcos Castillero, forman parte del equipo de confianza del nuevo contralor.

Con el anterior contralor, Federico Humbert, los diputados se mantuvieron enfrentados, a tal punto que la Asamblea impidió el ingreso de los auditores a fiscalizar el uso de los fondos públicos.



MÁS INFORMACIÓN