Robert De Niro dice que si Trump entrara a uno de sus restaurantes, saldría corriendo


El actor Robert De Niro, durante la presentación del Nobu Marbella.
GTRES

El actor estadounidense Robert De Niro ha asegurado este miércoles durante su visita a Málaga que, si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acudiera a uno de los restaurantes que gestiona, saldría corriendo de ese lugar.

Así de contundente se ha mostrado el rostro célebre de cintas como Toro Salvaje, Taxi Driver o Uno de los nuestros, quien ha presentado en Marbella una de las nuevas sedes de su cadena hotelera, el Nobu Marbella, situado en la Milla de Oro de la ciudad andaluza.

Con el habitual sarcasmo que le caracteriza, De Niro ha respondido a preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa que ha ofrecido con motivo de la inauguración del hotel, cuando le han cuestionado cuál es el plato que elegiría para que lo degustara el mandatario norteamericano.

“Me da igual lo que le guste a Donald Trump. Si entra en uno de mis restaurantes, me levanto y me voy”, afirmó el actor, quien se ha mostrado muy feliz de volver a disfrutar de la costa española, entre aplausos.

El Nobu Marbella, perteneciente a la cadena hotelera que gestiona junto al chef japonés Nobuyuki Matsuhisa, está destinado para un público adulto y por el momento cuenta con casi 50 habitaciones, cuyas superficies oscilian entre los 45 y los 120 metros cuadrados. Se espera que el número de habitaciones se amplíe en 2019 hasta las 81 habitaciones.

‘Against Trump’

No es la primera vez que el actor  se muestra en contra del mandatario norteamericano, quien en varias ocasiones ha mostrado sus diferencias con el inquilino de la Casa Blanca.

Hace unos días señaló en el Festival de Cine de Tribbeca, que fundó él mismo tras los atentados del 11-S, que jamás interpretaría a Donald Trump en la gran pantalla si le ofrecieran la oportunidad de hacerlo.

También se refirió a él como un “idiota” durante una conferencia en Los Ángeles, donde dijo que “una educación universitaria es importante, pero la educación sin humanidad es ignorancia. Miren a nuestro presidente. Pasó por la Universidad de Pensilvania, por lo que recibió una ediucación de calidad, pero sigue siendo un idiota”.

Peores referencias ha tenido de Trump el actor fetiche de Martin Scorsese (cuyo último trabajo juntos, The Irishman, está previsto para estrenarse en 2019), a quien, en la campaña contra la elección de Trump como presidente, le definió como “un estúpido, un cretino que cree que la sociedad es un juego”, además de comentar que es “un payaso que no sabe lo que habla y que no hace su tarea” porque “no le importa”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook