Reciclaje de baterías será clave para vehículos eléctricos, afirma ganador de Nobel de Química


Reciclar baterías es la clave para asegurar suficientes materias primas para impulsar el aumento de la demanda de vehículos eléctricos, según un ganador del Premio Nobel de Química.

“El punto es si las baterías para vehículos eléctricos se pueden reciclar”, asegura Akira Yoshino, un químico japonés que recibió el premio junto a otros dos por su trabajo pionero en las baterías modernas de iones de litio que se utilizan en los teléfonos inteligentes para los automóviles. “El costo debería compensarse si todas las baterías de automóviles usadas en Japón se recogen y se procesan”.

La transición del mundo a la energía de las baterías, que incluye los vehículos eléctricos, aumentará la demanda de productos básicos, desde el cobre hasta el níquel y el cobalto. Pero también existe la preocupación de que las mineras no puedan expandir el suministro de materia prima lo suficientemente rápido, y cualquier déficit ofrecerá mayores oportunidades para el reciclaje. China ya ha surgido como líder en el campo.

La próxima misión de la industria es aumentar la cantidad de energía solar y eólica que se puede almacenar en las baterías utilizadas en los automóviles, dijo Yoshino, de 71 años, en una entrevista.

Después de alrededor de 2025, cuando Yoshino predice que los vehículos eléctricos representarán aproximadamente 15% de las ventas de automóviles nuevos en todo el mundo, la industria automotriz probablemente verá la electrificación incorporada en los vehículos de uso compartido y los vehículos sin conductor, asegura. “El estilo ideal para el futuro es que las personas no posean un automóvil y un vehículo autónomo venga cada vez que alguien quiera usar el servicio”.

Yoshino, de Asahi Kasei Corp. y la Universidad Meijo, recibió el premio junto con M. Stanley Whittingham, profesor británico-estadounidense en la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton, y el nacido en Alemania John Goodenough, profesor de la Universidad de Texas.

Whittingham, de 77 años, descubrió por primera vez en la década de 1970 que era posible transportar átomos de litio de un electrodo a otro a temperatura ambiente, lo que facilita la capacidad de recarga. Cuando el material de la batería, el litio, resultó propenso a incendiarse, fue necesario el trabajo de Goodenough, de 97 años, para convertirlo en un dispositivo utilizable. La investigación de Yoshino para garantizar la estabilidad química coronó la batería de iones de litio actual.

Las baterías de iones de litio han “revolucionado nuestras vidas” desde que ingresaron al mercado en 1991, dijo la Real Academia de Ciencias de Suecia. “Han sentado las bases de una sociedad inalámbrica, libre de combustibles fósiles, y son de gran beneficio para la humanidad”.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: