rebaja casi medio punto el crecimiento previsto este año


Las ministras de Hacienda María Jesús Montero , la portavoz Isabel Celaá y la ministra de Economía Nadia Calviño.
Emilio Naranjo / EFE

El Banco de España ha rebajado cuatro décimas, al 2%, su previsión de crecimiento de la economía española para este año. Los motivos son tres: una revisión a la baja de los cálculos que se habían realizado del primer semestre, un empeoramiento del consumo privado y un enfriamiento de la inversión empresarial.

No ayuda a mejorar la situación la parálisis política que atraviesa el país”, ha reconocido en rueda de prensa el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, durante la presentación de las nuevas proyecciones para 2019-2021 publicadas este martes. También subraya el deterioro del comercio mundial, el “riesgo de un brexit desordenado” y las tensiones geopolíticas, que “no solo está lastrando el comercio y el sector manufacturero, sino que también está haciendo mella en el nivel de gasto de empresas y familias”.

Si este año cae la previsión de crecimiento del 2,4% al 2%, para el próximo bienio los augurios se desaceleran aún más:  la economía avanzará un 1,7% en 2020 (dos décimas menos) y un 1,6% en 2021 (una décima menos).

“El impasse político no ayuda a la buena marcha de la economía”

“El clima de incertidumbre e impasse político no ayuda a la buena marcha de la economía”, ha indicado Arce, quien ha apuntado que la convocatoria de nuevas elecciones hace “prácticamente imposible” aprobar nuevas medidas y conduce a una prórroga presupuestaria de las cuentas de 2018, por lo que las nuevas cuentas y sus medidas no llegarán hasta el año 2020. La cifra de déficit esperada para 2019 es del 2,4% para este año.

También se irá frenando el ritmo de creación de puestos de trabajo y de reducción del desempleo, lo que refleja también el crecimiento esperado de la población activa. Tanto para 2019 como para 2020, la entidad ha revisado dos décimas a la baja el crecimiento del empleo al 1,8 % y al 1,3 %, respectivamente.

El crecimiento de la economía española, en todo caso, seguirá siendo superior al del resto de grandes economías de la eurozona. “Seguirá apoyándose sobre
el tono acomodaticio de la política monetaria”, dice el Banco de España sobre la reciente prórroga del grifo monetario del BCE; “y sobre la favorable situación patrimonial del conjunto de empresas y familias“.

De cualquier forma, el Banco de España cree que no se dan las condiciones para que se produzca una situación de recesión a corto plazo, aunque “si se acumulan factores negativos, no es descartable que en algún momento del futuro más o menos distante tenga lugar”.

Arce considera que la actual indefinición política “afecta o puede terminar afectando” a la economía, si bien ha recordado que “no es una situación nueva ni atribuible a un Gobierno determinado”, ya que se viene produciendo varios años en los que la actividad legislativa económica se ha ralentizado de forma “considerable”, con “muy pocas” reformas de calado en los últimos ejecutivos de distinto color.

No se está sacando todo el partido que se podría a una situación que era óptima para acometer reformas“, ha afeado Arce a la clase política. “El ciclo económico va madurando y el impasse político nos lleva a perder ciertas oportunidades y a no acometer claramente reformas necesarias”, ha enfatizado recordando que la tasa de paro está por encima del 14%, la temporalidad laboral por encima del 26% y la “necesaria” reforma de las pensiones sigue paralizada. “Hay que aprovechar mientras el sol todavía brilla para mejorar el tejado, pero la situación política no es la óptima para aprovechar esa circunstancia”, zanja.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: