¿Qué son? ¿En qué se invertirá el dinero?


España arranca esta semana su primera emisión de bonos verdes a 20 años. El Tesoro Público ha comenzado este miércoles emitiendo 5.000 millones de euros en bonos a 20 años. Y no solo ha conseguido ‘colocarlos’ sino que ha recibido peticiones por más de 60.000 millones. ¿Por qué es importante? ¿En que invertirá el Gobierno todos los fondos que consiga?

¿Qué son los bonos verdes?

Empecemos por el principio. Los bonos verdes funcionan de forma muy parecida a los bonos convencionales. Hay un banco, una entidad pública o una empresa privada que necesita financiar un proyecto. Ese es el emisor, en este caso, España. Entonces otra entidad o país, a la que se llamará inversor, presta el dinero a cambio de recibir una rentabilidad establecida. 

Los bonos verdes funcionan de esta misma manera con la diferencia de que todo el dinero debe ir destinado exclusivamente a financiar ‘proyectos verdes‘, es decir, energías renovables, eficiencia energética, control de contaminación, conservación de la biodiversidad…

¿Cuánto dinero recaudará España?


En concreto, el Ejecutivo ha identificado más de 13.600 millones de euros de gasto verde elegible para financiar una “amplia” variedad de programas medioambientales, según confirmó Nadia Calviño en una rueda de prensa conjunta junto a Teresa Ribera, la Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. 

Pero, este miércoles, España se suma a la “ola ecológica” emitiendo 5.000 millones de euros en bonos verdes a 20 años. El Tesoro no solo ha conseguido ‘colocar’ los bonos , sino que ha recibido un volumen de peticiones que supera los 60.000 millones de euros.

Proyectos que financiará España

Se financiarán inversiones en la red de transporte ferroviario eléctrico, proyectos de I+D+i para la mitigación y adaptación al cambio climático, inversiones para la mejora en la gestión del agua o gastos destinados a la prevención de incendios y a la defensa de las especies autóctonas, entre otros.

Un interés históricamente reducido

Calviño ha explicado que existe un “alto apetito” inversor por los títulos que emite España y ha asegurado que los inversores esperan con gran interés los bonos verdes de España. 

ABANCA cierra su primera emisión de bonos verdes y avanza en su plan de banca responsable y sostenible

La mejor prueba de este interés y de la confianza de los mercados de deuda pública internacionales, según Calviño, es el hecho de que España esté logrando financiarse a tipos de interés históricamente reducidos, alargando los periodos medios de madurez de la deuda.

Un nuevo marco legal

Al ser la primera vez que España emite bonos verdes, ha sido necesaria la elaboración de un marco jurídico que permitiera esta emisión a partir de este mes de septiembre. Se trata de un marco que define los elementos esenciales de la emisión, como el empleo de los fondos que se obtengan, el proceso de evaluación y selección de los proyectos e inversiones, la gestión de los recuros o los requisitos de verificación externa para que las inversiones se destinan a ese objetivo verde que subyace a la emisión de los bonos.

“La primera emisión de bonos verdes cumple con las mejores prácticas de mercados internacionales y esto es enormemente importante”, ha remarcado Ribera.

Un futuro brillante para los bonos verdes

Hace ya un año que Alemania dio el pistoletazo de salida  ala emisión de este tipo de bono. Francia, Países Bajos, Bélgica, e Italia siguieron su estela y se han posicionado de forma muy activa en estas operaciones, y Reino Unido se unir poco después que nuestro país. Ahora, aunque España parte tarde, quiere unirse a esta ola europea de financiación de proyectos ecológicos.

Las emisiones verdes están rompiendo todos los records y no solo a nivel europeo, sino mundial. Con el verano terminado, el volumen de las colocaciones ya supone cerca del 90% de todas las operaciones realizadas a lo largo de 2020. Y, salvo imprevisto, en  2021 se batirán nuevamente todos los récords registrados hasta ahora. 



MÁS INFORMACIÓN