qué se sabe y qué se desconoce del libro más enigmático de la historia


Una página del manuscrito Voynich.
WIKIPEDIA

El código o manuscrito Voynich es un libro ilustrado rodeado de misterio. No se sabe con certeza cuándo fue escrito ni por quién ni con qué motivo. Por el momento, ha sido imposible descifrar su contenido, lo cual ha alimentado las teorías sobre lo que ‘oculta’: ¿es un texto sobre el secreto de la inmortalidad, un diario extraterrestre, un recetario o simplemente un engaño?

A qué se debe su nombre

El nombre del manuscrito se debe a Wilfrid M. Voynich, un especialista lituano en libros antiguos que lo adquirió en el año 1912, momento a partir del cual comenzó su estudio más exhaustivamente.

Estructura de Voynich

El libro tiene unas 246 páginas, con vacíos en su numeración, lo que sugiere que se han perdido algunas de ellas con el paso del tiempo. Se utilizó pluma de ave para escribir el texto y dibujar las figuras. Además, también se sabe que el texto es posterior a las figuras, ya que las palabras tocan el borde de los dibujos.

El libro consta de seis secciones, según se desprende de los dibujos: herbario, astronómica, biológica, cosmológica, farmacéutica y recetas.

¿Cuándo fue escrito?

Pese a que no se conoce la fecha exacta, la Universidad de Arizona demostró en 2009 mediante la prueba del carbono 14 que el pergamino del manuscrito había sido fabricado entre 1404 y 1438.

Además, el McCrone Research Institute de Chicago coincidió en que la tinta fue aplicada aproximadamente por esas fechas, al menos no mucho después. Por lo tanto, podría establecerse que el código Voynich pertenece a la época medieval.

¿Quién lo escribió?

No se sabe quién escribió el manuscrito, aunque hay varias teorías. El nombre más sonado ha sido el del fraile Roger Bacon.

La carta adjunta al libro de Johannes Marcus Marci a Athanasius Kircher (1665) dice que, según su amigo Raphael Mnishovsky, el emperador Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) habría comprado el libro por 600 ducados. Rodolfo creía que el autor era este fraile y polígrafo (1214-1294). No obstante, los estudiosos familiarizados con la obra de Bacon han negado tal posibilidad.

Otras teorías atribuyen la autoría a John Dee, un matemático y astrólogo de la Corte de Isabel I de Inglaterra; Edward Kelley, un extravagante alquimista compañero de John Dee; el propio Wilfrid Voynich; Jacobus Sinapius, un especialista en hierbas medicinales, médico personal de Rodolfo II; o Raphael Missowsky, un criptógrafo que inventó un cifrado presuntamente indescifrable.

En qué lengua

El principal misterio gira en torno a la lengua en la que está escrito. Nadie ha conseguido descifrar su contenido, motivo por el cual se ha llegado a pensar que no era más que un engaño. Sin embargo, los estudios sugieren que el código cumple con la ley de Zipf (en todas las lenguas la palabra más frecuente aparece el doble de veces que la segunda más frecuente, el triple que la tercera más frecuente, el cuádruple que la cuarta, etc).

También se ha dicho que las palabras del manuscrito Voynich en realidad son códigos para consultar en un diccionario o libro de códigos.

Gerard Cheshire, académico de la Universidad de Bristol, ha escrito un artículo recientemente en el que asegura haber descifrado la lengua en la que está escrito el manuscrito: proto-romance. Según Cheshire, el proto-romance es una lengua ancestral de las lenguas romances de hoy en día como portugués, español, francés, italiano, rumano, catalán y gallego.

“El idioma utilizado era ubicuo en el Mediterráneo durante el período medieval, pero rara vez estaba escrito en documentos oficiales o importantes porque el latín era el idioma de la realeza, la iglesia y el gobierno”, explica Cheshire.

Su propósito

La teoría más extendida es que su propósito era servir de libro recopilatorio de recetas de productos con propiedades medicinales. Sin embargo, los detalles intrigantes de las ilustraciones han alimentado muchas hipótesis acerca de su contenido y los fines para los que fue escrito.

Alquimia, energía nuclear e incluso extraterrestes han sido en un momento o en otro protagonistas de nuevas teorías relacionadas con este libro, que muchos estudian pero por el momento nadie entiende.

El misterio de las plantas

Uno de los grandes misterios de este manuscrito es la sección del herbario. Hasta la fecha, han fracasado todos los intentos de identificar las plantas que están dibujadas. Tan solo se han podido intuir dos especies: el pensamiento silvestre y el helecho ‘culantrillo’ o ‘cabello de Venus’.

Además, muchas de las plantas parecen una mezcla entre varias especies: se juntan las raíces de una con las hojas de otra y las flores de una tercera.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook