“Que no os engañen, Rusia no irá a la Corte Internacional”

El que fue el primer comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa (1999-2006), Álvaro Gil-Robles, ha opinado este martes que Rusia no será juzgada por el Tribunal Penal Internacional porque esta potencia no ha firmado y aceptado el tratado que legitima el órgano y por su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Que no os engañen, no se llevará a Rusia ante el Tribunal Penal Internacional”, ha afirmado en Segovia durante una ponencia en el ‘X Encuentro de Valores Democráticos y Fuerzas Armadas’ organizado por la Universidad de Valladolid, la Fundación Valsaín y la Academia de Artillería, del que se ha ausentado por un imprevisto familiar el exministro de Educación y de Defensa y actual presidente de UNICEF Comité de España, Gustavo Suárez Pertierra. 

Sobre las tropas rusas: “Les han mentido sobre por qué han ido, y probablemente estén bajo los efectos de narcóticos”

En declaraciones a Efe, Gil-Robles ha matizado que, si el presidente de la Federación Rusa acaba sentado en este tribunal internacional “no va a ser mañana” y ha comparado esta situación con lo que ocurrió con Estados Unidos y la guerra de Irak: “Las grandes potencias hablan mucho pero luego se protegen frente a los crímenes que cometen ellas mismas”. “Pero eso no quita para que haya una condena moral, ética y política de quienes han permitido, lanzado y provocado esta catástrofe en Europa”, ha continuado, en relación a la guerra y, en concreto, a la masacre en la localidad de Bucha que Ucrania ha denunciado en las últimas horas.

Según Gil-Robles, que también desempeñó el cargo de Defensor del Pueblo entre 1988 y 1993, lo primero que hay que hacer es “acreditar todas estas masacres”, al margen “del sentimiento emocional que uno puede sufrir viendo esta barbarie”. “Fiscales y personal judicial tienen que garantizar que todo esto es cierto, qué se ha cometido y quién razonablemente se puede pensar que ha cometido estos crímenes, si son los soldados rusos, los oficiales, o lo que se decida en su día”, ha analizado.

A partir de ahí, ha relatado, se debe poner en marcha la “maquinaria” para delimitar las responsabilidades de lo ocurrido, “hasta donde haga falta”.

Preguntado por si esto afectará a las conversaciones de paz, ha anhelado que no sea así: “Espero que no, porque la paz es mucho más importante para evitar que siga habiendo estas barbaridades, estos crímenes y estos horrores”. 


Al hilo de la guerra en Ucrania y cuestionado sobre si España debe aumentar su gasto militar, Gil-Robles ha defendido que cada país debe tener “un gasto militar razonable y suficiente para garantizar su seguridad” y “España no puede ser una excepción”. Ha abogado por “un ejército propio de disuasión, no de agresión” de la Unión Europea, que exige “lo que no hemos hecho durante muchísimos años”: “Invertir en la constitución de ese Ejército, que exige unos gastos obviamente superiores a los que hemos tenido hasta ahora. No desproporcionados, pero sí superiores”.

Sobre el ejército ruso

Durante su conferencia en el encuentro, Gil-Robles ha analizado otros aspectos de la guerra de Ucrania y ha opinado que al ejército ruso “le falta motivación y formación” en valores democráticos. “Sustituyen la formación por la brutalidad y la venganza”, ha apuntado. 

Ha precisado que no le extraña “absolutamente nada” las “barbaridades” cometidas contra la población civil ucraniana por parte de esta potencia después de haber visto escenas similares durante la guerra de Chechenia cuando era comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa y ha cuestionado la responsabilidad de “los soldados de base” rusos. “Supongo que los que están luchando hoy en Ucrania están igual de aterrorizados por la defensa heroica que están haciendo los ucranianos de su país, que ellos sí están motivados porque están defendiendo su país, su familia, sus ciudades, su libertad”, ha señalado.


Dos cadáveres maniatados yacen en mitad de una calle de la localidad ucraniana de Bucha.

Ha contrapuesto esta situación con la de los soldados rusos que están atacando Ucrania, muchos de ellos no profesionales: “No saben por qué están, les han mentido sobre por qué han ido, y probablemente estén también bajo los efectos de narcóticos y por eso todas estas salvajadas”.

Gil-Robles ha señalado como “responsables” a los oficiales y a “quienes han permitido todo esto”, subiendo en la escala hasta el presidente de Rusia, Vladímir Putin: “Que no habrá apretado el gatillo, pero habrá permitido y creado las circunstancias para que esto se produzca y, por lo tanto, tiene una responsabilidad política, ética y ya veremos en su día si también la tendrá judicial”, ha concluido.

MÁS INFORMACIÓN