Qué no hay que perderse en la Semana de Música Religiosa de Cuenca


La Semana de Música Religiosa de Cuenca (SMR) comenzó en 1962, en pleno franquismo, con una intención modesta y exclusivamente piadosa: intensificar la devoción de la Semana Santa conquense. Hoy es difícil imaginar aquella época en que ni siquiera había comenzado el Concilio Vaticano II, que cambió tantas cosas en la Iglesia, y en la que el obispo diocesano (por entonces lo era Inocencio Rodríguez) era una autoridad de primer orden, tanto como la autoridad civil o la militar.

Seis décadas después, la SMR ha cambiado por completo. En primer lugar, ya no es una semana: dura diez días, del 7 al 17 de abril. Y está precedida por un ciclo de “cuaresma musical” (que ya ha concluido) y completada por un Ciclo de Adviento que se celebra en diciembre. Es casi imposible acudir a todos los actos, porque el programa es apretadísimo.

Los conciertos y el resto de las actividades (conferencias, cine, coloquis) ya no se celebran, como antaño, en un par de iglesias de la ciudad, San Pablo y San Miguel, sino que tienen su centro, desde finales del siglo pasado, en el Teatro-Auditorio de Cuenca, inaugurado en 1994. Pero los actos llenan 17 lugares más. Y ya no se celebran solo en la ciudad, sino que se han extendido a otros lugares de la provincia.

La SMR es hoy uno de los festivales de música culta más importantes de España, está patrocinado por 18 instituciones públicas y empresas privadas, y llena la ciudad de visitantes. 

El director artístico de esta 59ª edición de la SMR, la del regreso después de dos años de obligada pausa por la pandemia, es el clarinetista y pedagogo Daniel Broncano. Y ha echado la casa por la ventana. Como él mismo dice: “Tras dos años, vuelve la Semana de Música Religiosa de Cuenca para acometer, si acaso con más determinación, la misión para la que se creó: elevar el alma de quien nos escucha”.

Pero hay cosas que no han cambiado. La SMR, desde su nacimiento, apostó por la música de nuestro tiempo y en cada edición encargó una obra a un compositor, preferiblemente español. En 1962 fue el barcelonés Alberto Blancafort, que compuso y estrenó sus Sinfonías para el Viernes Santo.

Este año, el miércoles 13 de abril, el Plural Ensemble que dirige Fabián Panisello estrena en la iglesia de La Merced Altera Bestia, del zaragozano Jesús Torres. Entre Blancafort y Torres, la SMR ha encargado obras a todos los grandes compositores españoles de estas seis décadas. Están Joaquín Rodrigo, los tres Halffter, Bernaola, Mompou, Aracil, Guinjoan, Marco, García Abril, Montsalvatge, Esplá, Sánchez Verdú… y por ahí hasta 59 nombres que son una constelación de talento musical, pura historia viva de la música contemporánea española.

Plural Ensemble.
Silvia Gómez Cisneros

Muy pocas veces, si es que hay alguna, ha tenido la Semana de Música Religiosa de Cuenca un programa de la envergadura que tiene en este 2022. Como no hay forma de estar en tantos sitios a la vez, hemos hecho una selección (forzosamente injusta) de los conciertos por los que merece la pena viajar a Cuenca, se esté donde se esté. Que en realidad son todos, pero si hay que elegir, con estos es imposible equivocarse:

7 DE ABRIL: IN PARADISUM. Lugar: Teatro Auditorio, 19:30 h.

Tomás Luis de Victoria es el más grande compositor sacro del Renacimiento español. Su inmensa obra coral, dirigida casi siempre a la cabeza, al disfrute racional más que a la emoción primaria (esa es la característica esencial de la música renacentista), es la “banda sonora” que sirve a la Compañía Nacional de Danza, que dirige Joaquín de Luz, para crear este impresionante espectáculo a la vez sonoro y visual, creado por el bailarín Antonio Ruz en plena pandemia, durante el verano de 2020. 

Es un diálogo entre lo sagrado y lo mundano, entre lo sacro y lo popular, entre lo individual (la soledad del confinamiento, quizá) y lo colectivo. Inmejorable comienzo del festival.

9 DE ABRIL: EN ALAS DEL ESPÍRITU. Lugar: Antigua iglesia de la Pintura Mural Jesús Mateo (Alarcón), 12:00 h.

El contratenor valenciano José Hernández Pastor, especializado en música antigua y uno de los más grandes intérpretes de su tipo de voz que hay en Europa, dará una auténtica lección de canto gregoriano con la interpretación de 14 piezas maestras del género, divididas en cuatro partes. Él solo, sin acompañamiento de ninguna clase. Misticismo puro. Y más en ese lugar, que alberga las grandes pinturas murales de Jesús Mateo, declaradas de interés artístico mundial por la Unesco en 1997.

10 DE ABRIL: MISA EN SI MENOR DE J. S. BACH. Lugar: Teatro-Auditorio, 19:30 h.

Si Victoria es la culminación del Renacimiento sacro, Bach lo es del barroco. Aquel hombre que escribió en la primera página de todas sus obras las letras “S. D. G.”, “Soli Deo Gloria”, solo para la gloria de Dios, cambió la historia de la música. La Misa en Si Menor es una de las cumbres de la cultura universal. La llevan a Cuenca la Orquesta y Coro Nacionales de España, dirigidos por su titular, David Afkham. Doce años hacía que la OCNE no iban a Cuenca. Es un reencuentro indispensable.

13 DE ABRIL: MISA DE LA CORONACIÓN, DE MOZART. Lugar: Teatro Auditorio, 19;30 h.

Otra de las cumbres de la historia de la música. Otra cita inexcusable. Lucas Macías, uno de los directores emergentes de nuestro país, dirige nada menos que a la Orquesta Ciudad de Granada y a su coro para interpretar la legendaria partitura mozartiana.

15 DE ABRIL: SUEÑOS Y ORACIONES DE ISAAC EL CIEGO. Lugar: Espacio Torner, 12:30 h.

El argentino Osvaldo Golijov escribió esta obra a partir de los manuscritos del rabino cabalista medieval Isaac el Ciego. La música es maravillosa, pero la interpretación es sencillamente excepcional: el Quartetto di Cremona (cuerdas) y uno de los mejores clarinetistas del mundo, David Orlowsky.

Quartetto di Cremona.
Quartetto di Cremona.
Nikolaj Lund

15 DE ABRIL: ROAD TO FREEDOM. Teatro Auditorio, 19:30 h.

La soprano norteamericana Barbara Hendricks es una de las leyendas de la ópera desde hace décadas, pero también lo es del jazz, del blues y del góspel. Es un privilegio ver a esta mujer, a sus 73 años, interpretar las grandes obras maestras de la música espiritual americana del siglo XX.

17 DE ABRIL: LA RITIRATA, CONCIERTO FINAL. Teatro Auditorio, 12:00

La clausura de la SMR es un auténtico lujo: el ensemble La Ritirata, dirigido por el violonchelista Josetxu Obregón, es una referencia indispensable de calidad en la interpretación de la música barroca europea. Interpretarán nada menos que Il Giardino di Rose, de Alessandro Scarlatti, oratorio dedicado a la Virgen del Rosario. Era difícil imaginar un final mejor para un festival como este.

El resto del programa de la SMR-2022 puede consultarse aquí.



MÁS INFORMACIÓN