Qué es la gastrosquisis, la enfermedad que padece el bebé de Lucía Villalón y Gonzalo Melero


Este martes, la periodista Lucía Villalón y el futbolista Gonzalo Melero han anunciado que van a ser padres de un hijo en común. Además, han hecho público que el bebé tendrá que ser operado nada más nacer por un problema de intestino llamado gastrosquisis.

¿Qué es la gastrosquisis?

La gastrosquisis es un defecto congénito por el que los intestinos del bebé están fuera del cuerpo debido a un orificio en la pared abdominal. A diferencia de lo que sucede en el caso del onfalocele, en el que hay una membrana recubriéndolos, en el caso de la gastrosquisis no hay ninguna.

Se desconoce por qué sucede esto, aunque sí que se ha observado que el riesgo es mayor en mujeres muy jóvenes, con bajos recursos, que no han sostenido una nutrición adecuada durante el embarazo, que han consumido tabaco, cocaína o metanfetamina, que han estado expuestas a nitrosamina, que han usado aspirina, ibuprofeno, acetaminofeno, pseudoefedrina o fenilpropanolamina.

¿Cuáles son sus síntomas?

La gastrosquisis no tiene síntomas como tal, sino que se diagnostica porque es visible durante una ecografía prenatal o durante el nacimiento.

En muchos casos, sin embargo, la exposición del intestino al líquido amniótico puede irritarlo, llegando a dificultar en ocasiones la absorción de comida por parte del bebé.

¿Cómo se trata?

La gastrosquisis requiere de una serie de procedimientos especiales durante el parto para evitar posibles complicaciones. Es común que sea necesario el parto por cesárea, y después de ello operar al recién nacido para reintroducir los órganos en la cavidad abdominal.

El bebé necesitará además una asistencia y unos cuidados muy cercanos, ya que la exposición al aire del intestino delgado y otros órganos puede provocar la pérdida de mucho calor y agua (hipotermia y deshidratación, respectivamente). De la misma manera, puede suceder que la cavidad abdominal sea demasiado pequeña como para alojar los órganos, ante lo cual es necesaria la colocación de una bolsa especial llamada silo.

Durante todo el proceso y a menudo algo más de tiempo es necesario alimentar al bebé por vía intravenosa, ya que sus intestinos no funcionan correctamente.

Sea como sea, hay que destacar que mientras no exista otro problema y reciban un tratamiento adecuado inmediatamente los bebés con gastrosquisis suelen tener buen pronóstico.



MÁS INFORMACIÓN