¿Qué es la espina bífida oculta?


El desarrollo de la médula espinal en los bebés preocupa a padres y médicos, por eso, durante el embarazo se suele recomendar la suplementación de vitamina B9 (folato) para prevenir la aparición de la espina bífida. Esta afección es un defecto del tubo neural, tal y como indican los CDC.

La espina bífida puede causar tanto discapacidades físicas como intelectuales, pero la evolución de esta enfermedad puede ser diferente en cada bebé. Por eso, hoy vamos a tratar la espina bífida oculta que, entre todas las demás, es la que menos consecuencias tiene, pues se trata de una enfermedad leve.

¿Cómo es la espina bífida oculta?

La espina bífida oculta “es la forma más común y más leve” según señala el NIH. El hecho de que se la conozca como “oculta” es debido a que este tipo de espina bífida puede llegar a pasar desapercibida en la gran mayoría de los casos. A veces, hasta la edad adulta, la espina bífida oculta no se diagnostica.

Cuando un bebé tiene espina bífida oculta, lo que le ocurre es que tiene “un pequeño hueco en la columna, pero no hay una abertura ni un saco en la espalda”, explican los CDC. Ese hueco está cubierto por una capa de piel y la médula y los nervios no sufren daño alguno en la mayoría de los casos.

Debido a esto, la espina bífida oculta no suele causar discapacidades o síntomas como dolor en la espalda, debilidad en las piernas, cambios en el funcionamiento de la vejiga y los intestinos, etc. Esto no es habitual, pero siempre existe una pequeña posibilidad de que algún bebé con este tipo de espina bífida tenga una ligera discapacidad si la médula o los nervios se encuentran dañados.

Síntomas de la espina bífida oculta

A pesar de que, por lo general, la espina bífida oculta es asintomática, existe una pequeña posibilidad de que aparezcan algunos síntomas. La AEPED explica que ante la enuresis nocturna polisintomática (micciones incontroladas durante la noche) deben hacerse pruebas que descarten la presencia de espina bífida.

Además, también pueden aparecer alteraciones cutáneas como piel hiperpigmentada, lipomas cutáneos o piel atrófica. La asimetría de las extremidades inferiores también puede alertar de una espina bífida oculta. 

¿Cuál es el tratamiento de la espina bífida oculta?

Si la espina bífida oculta no molesta y no interfiere en la vida de la persona, no es necesario hacer nada. Muchas personas viven con espina bífida oculta toda su vida sin haber recibido el diagnóstico. En el caso de que sí provoque alguna complicación estas se deben tratar, ya sea con elementos de apoyo (estructuras para estar de pie, sillas higiénicas, entre otros). 

La AEPED informa de que al menos un 5% de la población tiene este tipo de espina bífida, aunque esta cifra puede ser mayor dados los casos en los que no se diagnostica debido a que esta enfermedad pasa totalmente desapercibida. Lo más alentador es que no suele tener un impacto en la vida de los pacientes y que solo en raras ocasiones causa discapacidades físicas o intelectuales.

Hoy que celebramos el Día Mundial de la Espina Bífida queríamos brindarle un apartado a este tipo, ya que es el más desconocido, a pesar de ser el más común. Tomar ácido fólico en el embarazo es una forma de prevenirla.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: