Qué es el síndrome urémico hemolítico por el que han muerto dos niños en Francia tras comer pizzas contaminadas


Este fin de semana, el consumo de pizzas contaminadas con la bacteria Escherichia Coli ha provocado en Francia decenas de intoxicaciones graves y la muerte de dos niños a causa del síndrome urémico hemolítico, una complicación de la infección por ciertas cepas de este microorganismo.

Más concretamente, las pizzas pertenecían a la línea Fraîch’Up de la marca Buitoni, que no se comercializa en España.

¿Qué es el síndrome urémico hemolítico?

El síndrome urémico hemolítico es una afección grave provocada por un daño en los vasos sanguíneos de los riñones por el que se producen coágulos que los obstruyen. Es más común en los niños pequeños, pero puede afectar a personas de cualquier edad.

Normalmente, sobreviene como consecuencia de una infección por la bacteria E. coli, aunque también puede darse por otras infecciones, el uso de determinados medicamentos, por el embarazo, por un cáncer o por una enfermedad autoinmune; incluso, existen algunas instancias de síndrome urémico hemolítico de componente genético.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando la causa de fondo es la infección por E. Coli, el primer síntoma suele ser una diarrea sanguinolienta; este signo, no obstante, no está presente en otras etiologías. A continuación, puede aparecer un cuadro caracterizado por dolor, cólicos o hinchazón abdominal, vómitos y fiebre.

Las siguientes manifestaciones de la enfermedad en aparecer se deben al daño en los vasos sanguíneos, por lo que son habituales al margen del motivo de fondo. Incluyen coloración pálida, fatiga extrema, dificultad respiratoria, tendencia a la formación de hematomas, sangrado inusual por la nariz o la boca, disminución de la función urinaria, edema de piernas, pies y tobillos y menos frecuentemente manos, cara y cuerpo entero; confusión, convulsiones, accidente cerebrovascular e hipertensión.

Si la enfermedad continúa progresando, puede desembocar en insuficiencia renal aguda o crónica, coma, hemorragias graves, problemas cardíacos y daños en el tubo digestivo o el páncreas.

¿Cómo se trata?

El síndrome urémico hemolítico es una urgencia médica grave que debe tratarse en un entorno hospitalario e incluso puede requerir el ingreso en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Así, es posible que el paciente necesite transfusiones intravenosas de glóbulos rojos o plaquetas, medicamentos para reducir la presión arterial, diálisis renal, recambio plasmático o, incluso un trasplante renal.

Al mismo tiempo, pueden ser necesarias ciertas medidas de soporte vital, como reposición de líquidos o electrolitos, si bien teniendo en cuenta que la función renal y la eliminación de líquidos pueden no estar funcionando con normalidad.



MÁS INFORMACIÓN