Qué decía el artículo 28 de la Ley Hipotecaria que se elimina desde hoy


Desde este mismo viernes 3 de septiembre entra en vigor la supresión del artículo 28 de la Ley Hipotecaria, que fue aprobada por Decreto el 8 de febrero de 1946. Este texto ha quedado eliminado mediante la Ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica.

Concretamente, en el artículo 28 de la Ley Hipotecaria se podía leer lo siguiente: “Las inscripciones de fincas o derechos reales adquiridos por herencia o legado, no surtirán efecto en cuanto a tercero hasta transcurridos dos años desde la fecha de la muerte del causante. Exceptúense las inscripciones por título de herencia testada o intestada, mejora o legado a favor de herederos forzosos”.

Este párrafo quiere decir que aquellos herederos no directos no podían tomar decisiones, por ejemplo de venta, de una propiedad heredada hasta que no se cumplieran dos años del fallecimiento de la persona causante. 

Desde este mismo 3 de septiembre, cualquier acción de compraventa de las propiedades heredadas no estará sujeta a esta normativa, por lo que queda libre de limitaciones. 

La medida quedó regulada en el año 1946 como una garantía para los hijos de emigrados españoles a las colonias, de tal forma que tuvieran un tiempo de dos años para volver a España en caso del fallecimiento de sus padres y pudieran conseguir su parte de herencia. 

Por tanto, esta norma ha quedado eliminada “dado que los supuestos que eventualmente este artículo está llamado a proteger son muy residuales en comparación con el perjuicio que ocasiona en la sucesión de colaterales y extraños y la perturbación del tráfico, generando situaciones antieconómicas”, explica el preámbulo de la ley que ha modificado el Decreto de la Ley Hipotecaria.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: