Putin rechaza la mediación internacional para frenar una guerra que se expande más allá de Ucrania con ataques en Rusia y Transnistria

“Estamos profundamente interesados en hacer todo lo posible por poner fin a la guerra”. Así se ha expresado este martes el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en la primera reunión con el Gobierno ruso desde que comenzara la invasión de Ucrania hace ya 62 días. La vía diplomática, estancada desde que se conociera la matanza en la localidad de Bucha, trata de reactivarse con la mediación de Turquía y la ONU. No obstante, la primera reunión de Guterres en Moscú no parece haber dado los frutos deseados, al haber rechazado el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, la propuesta de mediación internacional en las negociaciones con Ucrania.

Guterres ha afirmado tras su reunión con Lavrov que la ONU está “muy interesada en encontrar vías para crear condiciones para un diálogo efectivo, para un cese al fuego lo antes posible”. Sin embargo, constató que “es totalmente evidente que existen dos posiciones distintas sobre lo que ocurre en Ucrania”.

“Según Rusia, se trata de una operación militar especial con los objetivos anunciados. Según la ONU y en correspondencia a la resolución de la Asamblea General, la invasión rusa en Ucrania es una violación de la integridad territorial de un país que contradice los estatutos de la ONU”, constató.

Es por ello, dijo, “mientras más rápido llegue la paz, mejor. Esto está en el interés de Ucrania, Rusia, y del resto del mundo“. Guterres, quien aseguró que vino a Moscú “como mensajero de paz”, señaló que este conflicto trasciende de Ucrania, “ya que se observan ecos en otras partes del mundo”.

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, rechazó hoy la necesidad de mediadores internacionales en las negociaciones con Ucrania: “Hablar sobre mediadores en la fase actual, bajo mi punto de vista, es prematuro

Lavrov subrayó que la propia delegación ucraniana nunca llegó a plantear esa posibilidad, pese a que sí reconoció estar a favor de arreglar la mesa de negociación que lleva semanas parada. Eso sí, el ministro ruso afirmó que “es frustrante como se comportó la delegación ucraniana”. “Por lo visto, las negociaciones no les interesan especialmente“, agregó, recordando que llevan 12 días esperando una respuesta de Kiev a la propuesta remitida por Moscú.

Así mismo, Rusia ha acusado a Occidente de dar “ingentes cantidades” de armamento a Ucrania, lo que, según Lavrov, entorpece las negociaciones.


Situación humanitaria y crímenes de guerra

También este martes han conversado el presidente ruso con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, con el que habló de la situación actual en la ciudad de Mariúpol. Putin aseguró que ya no hay combates en la “liberada” ciudad costera y que “las autoridades de Kiev deben asumir su responsabilidad política y, por motivos humanitarios, darles la orden de deponer las armas“.

En la conversación telefónica, Erdogan ha propuesto de nuevo a Putin la posibilidad de “elevar” el proceso de negociaciones y que se reúna con Zelenski, algo que por el momento Moscú ha descartado.

Por otro lado, Guterres reconoció la existencia de “una crisis en Mariúpol, donde cientos de miles de civiles requieren ayuda humanitaria y muchos necesitan ser evacuados”. El secretario general asegura que “la ONU está dispuesta a movilizar la totalidad de sus recursos humanos y logísticos para salvar a la gente en Mariúpol”.

Además, Guterres también ha pedido este martes una investigación independiente acerca de “posibles crímenes de guerra” cometidos en Ucrania. “Me preocupan los persistentes informaciones de violaciones del derecho humanitario internacional y de posibles crímenes de guerra. Requieren una investigación independiente”, ha dicho.

El titular de Naciones Unidas reconoció que la Secretaría de la organización no tiene la autoridad para investigar estas acusaciones, pero que hay instituciones apropiadas como la Corte Penal Internacional y varios mecanismos en el sistema de derechos humanos. “Considero extremadamente importante que haya una investigación independiente, creíble con el castigo de los responsables”, recalcó.


Vladimir Putin

Desborda fronteras ucranianas

En el día 62 de la guerra, las fronteras de Ucrania han cobrado protagonismo. Sobre todo, después de que el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov, volviera a advertir el lunes del “riesgo real” de que el conflicto en Ucrania sea el desencadenante de una Tercera Guerra Mundial. Y de que, por su parte, Moldavia -adonde viajará Pedro Sánchez este jueves- haya convocado a su Consejo Nacional de Seguridad por los ataques que tilda de “terroristas”

El gobernador de Bélgorod, Viacheslav Gladkov, denunció este martes un nuevo ataque contra una aldea en la región rusa fronteriza con Ucrania en el que resultaron dañadas cuatro viviendas. “La localidad de Golovchino del distrito de Grayvoronsky fue bombardeada desde el lado ucraniano”, señaló.

Además, la autoproclamada república moldava de Transnistria, fronteriza con Ucrania, denunció también este martes tres ataques en el territorio separatista en menos de 24 horas, uno contra una base militar en Parcani y dos contra unas torres de la radiotelevisión.

La presidenta de Moldavia, Maia Sandu, ha convocado al Consejo Supremo de Seguridad tras las explosiones, y ha declarado el ‘código rojo’ de emergencia terrorista por los incidentes.

MÁS INFORMACIÓN