Productores consideran que debe respetarse la soberanía alimentaria


Cuatro productos sensitivos son los principales a discutir en una futura renegociación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) con los Estados Unidos.

Versión impresa

Ramón Martínez de la Guardia, exministro de Comercio e Industrias y quien ahora se encargará de la embajada de Panamá en Washington mencionó que estos rubros son la carne de cerdo, pollo, arroz y algunos productos lácteos.

En palabras del nuevo diplomático asignado a la nación norteamericana, en su gestión se asegurará que a Panamá se le de el lugar que le corresponde, dentro de las relaciones entre ambos países.

El pasado 6 de mayo, los Estados Unidos accedió a instalar una mesa técnica con Panamá para revisar, precisamente, los términos y condiciones del programa de desgravación de los rubros sensitivos antes citados.

Para Juan Guevara, miembro de la Asociación de Porcinocultores Unidos de Panamá (APUP), este es otro reto para el país para mantener la soberanía alimentaria del país.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

“Panamá, estratégicamente juega un papel en la geopolítica mundial que la gran potencia del mundo debe analizar si es conveniente que aquí se produzca un desastre o caos que no solamente ponga en riesgo el sistema político democrático del país, sino que la paz social debe ser muy importante para la estabilidad de la región y a los Estados Unidos le debe interesar eso“, planteó el productor.

Google noticias Panamá América

Y es que según Guevara, en la forma original como está pactado el TPC con la nación norteamericana, está en peligro la subsistencia de 400 mil personas que dependen de los rubros antes mencionados.’

El sector agropecuario siempre mostró su descontento sobre la forma en que se negoció el tratado comercial con los Estados Unidos sobre el desgravamen de los productos agrícolas y pecuarios.

Aunque la entidad fue desaparecida como era el deseo de los productores, no se ha logrado detener las excesivas importaciones en el sector primario del país.

Entre los productos sensitivos a renegociar se incluye la leche y algunos quesos.

Los productores solicitan evaluar las pérdidas millonarias que ha ocasionado las importaciones desde 2012..

En el caso de los porcinocultores, el arancel queda en cero en 2026, sin embargo, desde este año las consecuencias son similares a las que se podría vivir en ese año, si no se cambia el tratado comercial.

VEA TAMBIÉN: Las tres comidas del día están en peligro

“Estamos a 31%, pero no tenemos la activación de la salvaguarda que teníamos los cuatro años anteriores, lo que no es cónsono con la realidad del país”, dijo Guevara.

El productor agregó que no es necesario que el arance esté a cero para vivir los estragos por los que están pasando con la importación masiva.

En enero entraron 5 mil toneladas de cerdo; a la fecha ya van por 12 mil toneladas y es posible que el año acabe con 26 mil toneladas importadas.

“Es la quiebra del sector; 7,500 puestos de producción a nivel nacional que dependen de esta actividad, sobretodo en el interior”, comentó el porcinocultor.

VEA TAMBIÉN: Alcaldes y representantes no podrán usar recursos de descentralización para gastos de funcionamiento

La propuesta de los productores en el marco de la renegociación es que se mantenga la soberanía del país en cuanto a determinar si es necesario importar.

“Se debería consumir primero lo nacional y si se necesita, entonces importar”, sostuvo.

¡Mira lo que tiene nuestro canal de YouTube!



MÁS INFORMACIÓN