Parita: un Carnaval familiar


Familias del colonial pueblo de Parita, en la provincia de Herrera, se organizan durante todo un año para mantener viva la tradición de las fiestas del carnaval .

Mediante comités las dos tunas: Calle Arriba y Calle Abajo escogen a la soberanas de cada año, y mediante actividades recaudan los fondos necesarios para costear el lujo de cada calle.  

Lorena Cárdenas, de la tuna de Calle Arriba de Parita, aseguró que es la familia y  las amistades las que hacen el carnaval pariteño, ya que a diferencia de muchas otras poblaciones no hay una junta central de Carnaval.  

Parita, a diferencia de muchas otros poblados de Azuero, concentra las mojaderas o culecos en la Plaza Colonial, en cuyos alrededores se apostan los carros cisterna para lanzar suficiente agua a propios y extraños, deseosos de  sofocar el calor y aplacar la intensidad del sol típico de verano.

Nuestro pueblo se caracteriza por tener un carnaval muy tradicional, sano y familiar en el que los seguidores de Calle Arriba y Calle Abajo exteriorizan a través de tonadas las intimidades no solamente de la reina rival, sino también de sus familias.

Así lo dio a conocer Alexander Batista, representante del corregimiento de Parita cabecera. Dijo que a la Alcadía únicamente le corresponde regular los horarios de la fiesta, es decir las entradas y salidas de las soberanas en sus paseos diurnos y nocturnos, durante los cuatro días de Carnaval.

La murga y los carros alegóricos pusieron el toque particular a este lunes de Carnaval, en el que Deborah Lynn Morales de Calle Arriba e Isabel Alexandra Tuñón de Calle Abajo pusieron a bailar a niños, jóvenes y adultos, quienes pedían agua y más agua.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook