Panamá tiene registros de casos con la variante Mu


La variante B.1.621 o Mu del virus SARS-CoV-2 —transmisor de la enfermedad Covid-19—, que apareció a principios de enero de 2021 en Colombia, y fue clasificada recientemente como de interés por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los linajes de mayor circulación identificados en el país mediante la vigilancia genómica que realiza el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges).

Los últimos informes genómicos del Gorgas, dados a conocer el pasado 16 de agosto, muestran que el linaje Mu era el líder de los casos secuenciados, con el 31.9% (38 casos), seguido por Gamma (P.1 procedente de Brasil), con el 19.3%; y Lambda (C.37 de la región andina), que mostró una circulación del 14.3%.

Adjuntos

Resolucion No. 2294 (1).pdf

Análisis genómicos de julio pasado también evidenciaban que el 23.3% (20) de los casos secuenciados correspondía a Mu, y que el linaje predominante en ese entonces era Alfa, con un 29.1%.

Científicos del Consorcio de Investigación de Vacunas Covid-19 Panamá —integrado por el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología y el Centro de Investigación Cevaxin— que participan del estudio de la vacuna alemana CureVac indicaron que identificaron esta variante entre los voluntarios del ensayo clínico.

LA PRENSA

LA PRENSA

Xavier Sáez-Llorens, infectólogo, pediatra e investigador que participó del estudio de la vacuna CureVac, manifestó que han tenido voluntarios con este linaje de interés, por lo que se le debe dar seguimiento estrecho en el tiempo para evaluar si se incorpora posteriormente a la lista de preocupación.

El 19% de los linajes aislados en América Latina (de 28 mil voluntarios del estudio) fueron Mu, la mayor parte procedentes de Colombia, pero hubo también circulación en Panamá, especificó el investigador clínico.

La OMS sostuvo la semana pasada que aunque la prevalencia global de la variante Mu entre los casos secuenciados ha disminuido y se encuentra por debajo del 0.1%, su prevalencia en Colombia (39%) y Ecuador (13%) ha aumentado constantemente.

Sin embargo, el organismo aclaró que la prevalencia notificada se ha de “interpretar considerando las capacidades de secuenciación y la velocidad de intercambio de las secuencias, que varían de un país a otro”.

Jairo Méndez Rico, asesor en enfermedades virales emergentes de la Organización Panamericana de la Salud, explicó que “aún no hay evidencia sólida para respaldar estas observaciones, con lo cual se debe seguir vigilando desde afuera. La nueva denominación de Mu no supone ningún cambio o amenaza en particular. Ha estado circulando al menos desde enero, en diferentes países, y la transmisión comunitaria sigue siendo esporádica”.

Adjuntos

GacetaNo_29364a_20210830 (1).pdf

¿Hay motivo para preocuparse por Mu?

El epidemiólogo Rodrigo De Antonio, director ejecutivo del Centro de Investigación Cevaxin, manifestó que todos los virus están cambiando constantemente cuando se replican en el cuerpo de una persona, y cuantas más personas estén infectadas, más posibilidades tiene el virus de ir cambiando mediante el proceso conocido como mutación.

“Esto quiere decir que mientras existan personas susceptibles a infectarse podrán emerger nuevas variantes. De ahí la importancia de continuar avanzando con el proceso de vacunación de toda la población panameña y con las medidas de protección individual como uso de tapabocas, distanciamiento físico, lavado de manos y de interactuar en espacios bien ventilados”, acotó.

De Antonio aclaró que las variantes de interés tienen cambios que sugieren que podrían ser más transmisibles, o más severas y en algunos casos pueden causar brotes en algunos países, es decir, que podrían dar problemas a nivel mundial, por lo cual se mantienen actividades de vigilancia epidemiológica para determinar el riesgo a la salud pública.

El epidemiólogo manifestó que las mutaciones en la proteína S del virus se asociarían con su mayor transmisibilidad, que podrían hacerla escapar de las defensas generadas por las vacunas, parcialmente similar a lo ocurrido con la variante Beta (originaria de Sudáfrica).

En tanto, las variantes de preocupación son aquellas en las que se ha demostrado un aumento de la transmisibilidad o que en su presentación clínica son más severas o aquellas en las que se demuestra que la eficacia de las medidas sociales y de salud pública o de los medios de diagnóstico, las vacunas y los tratamientos disponibles es menor.

La OMS reconoce actualmente cuatro variantes de preocupación: la Alfa, encontrada inicialmente en el Reino Unido y presente en 193 países; la Beta, localizada inicialmente en Sudáfrica y notificada en 141 países; la Gamma, identificada en Brasil y notificada en 91 países; y la Delta, encontrada en la India y presente en 170 países.

En general, y a medida que los países reanudan gradualmente los viajes internacionales, la OMS considera que “la introducción de medidas de mitigación del riesgo para reducir la exportación, la importación y la transmisión ulterior del SARS-CoV-2 asociada a los viajes, debe basarse en evaluaciones de riesgo exhaustivas realizadas de forma sistemática y regular”.

Medidas para viajeros

En Panamá, el Ministerio de Salud, a través del Decreto Ejecutivo No. 833, establece que todo viajero queda exonerado de presentar cualquier prueba en los puntos de entrada del país, siempre que haya hecho el registro de forma digital o presente su tarjeta de vacunación con las dos dosis.

El decreto precisa que la última dosis debe tener mínimo 14 días de haber sido aplicada, y que las vacunas reconocidas en Panamá son las aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

El Minsa indica que si el viajero proviene de países catalogados como de bajo riesgo epidemiológico y no cuenta con esquema de vacunación completo, requerirá presentar resultado negativo de prueba, sea de PCR o antígeno, de hasta 72 horas de vigencia, y quedará exonerado de la cuarentena preventiva de 72 horas.

El decreto señala que, si la persona proviene de países de alto riesgo y no cuenta con esquema de vacunación completo, debe presentar prueba negativa y cumplir las 72 horas de cuarentena en su domicilio o en un hotel autorizado, bajo su costo, y al finalizarla, deberá realizarse una prueba, ya sea por PCR o antígeno y cuyo resultado negativo le hará finalizar la cuarentena.

En prensa.com encuentre los decretos y la lista de países clasificados como de alto riesgo epidemiológico.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: