Panamá cae en índice de atracción global 2020


En los últimos años, a medida que se han publicado índices de competitividad internacional o de facilidad para hacer negocios, la posición de Panamá respecto a otros países del mundo ha ido perdiendo terreno, aunque sigue estando en el grupo de cabeza dentro del entorno regional.

La clasificación más reciente es el llamado Índice de Atracción Global, elaborado por el grupo italiano The European House-Ambrosetti y que, como otros rankings de este tipo, pretende ofrecer información a potenciales inversionistas sobre el clima de negocios y el atractivo de 144 países del mundo.

La puntuación se basa en cuatro grandes áreas: Apertura, innovación, eficiencia y recursos o dotaciones, cada una con diferentes indicadores. Como señala el propio reporte, el concepto de atractivo no solo se basa en elementos económicos, como el desempeño del producto interno bruto, la inversión extranjera o el comercio exterior, sino también en aspectos “más blandos” como el recurso humano, el conocimiento o el bienestar de la población.

Panamá ocupó este año la posición 70 en el mundo, 11 posiciones menos que el año pasado. En un eventual ranking de América Latina, el istmo ocuparía la quinta posición y en América Central se destacaría como el país más atractivo.

Según su puntuación, el estudio clasifica a los países en cuatro grupos según su nivel de atractivo. Panamá estaría entre los de “bajo atractivo”, como la mayor parte de la región. De América Latina, solamente Brasil, México y Chile estarían en un nivel medio de atractivo mientras que, en el mundo, solamente el 13% de los países tendría un nivel de atractivo bueno o alto.

Para la analista Irene Giménez, el resultado del último año de Panamá es consecuencia de un peor de desempeño económico, pero también destacó que el ranking analiza variables sociales y culturales.

Giménez compartió que ya estudios como el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial y el Doing Business del Banco Mundial vienen reflejando una tendencia descendente en la competitividad de Panamá en los últimos años.

La analista dijo que los gobiernos conocen las trabas que existen en el país para la inversión y que de hecho se han ido creando enclaves o polos de desarrollo con nuevas reglas y donde desaparecen trabas laborales, migratorias y burocráticas. A su juicio, si estos modelos están funcionando, deberían replicarse para todo el país, de manera que las pequeñas empresas que operan localmente se puedan beneficiar y el clima de negocios sea más propicio en todo el territorio.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: