Osasuna se interpone en el camino de un Real Madrid que ya hace cuentas para ser campeón


El Real Madrid acaricia el título con los dedos. Todo fue perfecto en la jornada anterior con su victoria en el Pizjuán ante el Sevilla el domingo y la derrota del Barça ante el Cádiz el lunes, lo que deja a los blancos a tan solo siete puntos de sellar matemáticamente su trigésimo quinta Liga. La visita a El Sadar (este miércoles, 21.30 horas) ya no es por lo tanto tan decisiva como se intuía, pero el objetivo de los blancos es cerrar cuanto antes la consecución del galardón para centrarse en la Champions ante un rival siempre complicado para los blancos como es Osasuna.

La acumulación de partidos pasa factura. El esfuerzo ante el Chelsea –con prórroga incluida– fue superlativo, y también supuso un coste físico elevado la victoria en Sevilla. Es por ello que Carlo Ancelotti ha decidido dar descanso a Luka Modric, clave en ambos triunfos, pero que acumuló 210 minutos (más el tiempo extra) en apenas cinco días. «Es uno de los jugadores que está un poco cansado y por eso le doy descanso. No va a jugar», desveló ayer el técnico italiano sobre el genial jugador croata, que va de clínic en clínic a sus 36 años.


Tampoco estará Casemiro, baja en el Pizjuán por sanción y que acumula unos “pequeños problemas” que hacen que Carletto prefiera no arriesgar con el brasileño pensando en el choque de ida de las semifinales de la Champions ante el Chelsea el martes que viene.

Sin dos indiscutibles, a Ancelotti le tocará innovar en el centro del campo.Kroos y Valverde son inamovibles y Camavinga también apunta al once. El italiano tendrá que decidir si opta por un cuarto medio (Ceballos o Isco) o da minutos a un extremo (Rodrygo se los ha ganado de sobra por delante de Asensio).

El que no descansará es Benzema. “Cuando el jugador está bien no necesita descasar porque no está cansado ni tiene sobrecarga. No tiene ningún sentido no meterlo. Tiene una buena dinámica, está bien y le voy a meter”, dijo el técnico sobre el francés. Las bajas de Mariano (otra más tras apenas jugar tres minutos en Sevilla) y Luka Jovic hacen complicado dar un respiro al fantástico delantero galo.

De nuevo el problema estará en el lateral izquierdo. Sin Mendy ni Marcelo, lesionados ambos, de nuevo toca improvisar: Nacho, Alaba (dejando su puesto de central) o incluso Carvajal son las opciones.

Osasuna vive una gran temporada y su reciente triunfo en Mestalla (1-2 el sábado ante el Valencia) le permite incluso soñar con Europa en este tramo final de la temporada tras tres triunfos seguidos. El gran momento de Ante Budimir (cuatro goles en los últimos cuatro partidos) y de Chimy Ávila, unido a la solidez defensiva rojilla (pese a la baja por sanción de Lucas Torró), son los puntos fuertes del conjunto navarro, que ya logró empatar en el partido de la primera vuelta en el Santiago Bernabéu.

La cuenta atrás parece haber ya empezado para el Real Madrid, que podría ser incluso campeón el domingo. Para ello, debe ganar en Pamplona, que el Barça no gane ninguno de sus dos partidos (Real Sociedad en San Sebastián y Rayo en el Camp Nou) y que tampoco lo haga el Atlético en Granada.



MÁS INFORMACIÓN