ONUSIDA, Unicef y OMS piden reforzar medidas contra el VIH infantil en África


ONUSIDA, Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) emplazaron hoy a los países de África central y occidental a “aumentar las pruebas de VIH (virus causante del sida) y la cobertura de tratamiento” en la región.

En un encuentro celebrado hoy en Dakar, estos organismos internacionales urgieron a los gobiernos de la zona a “hacer más por evitar nuevas infecciones del virus entre los niños y adolescentes”.

En 2017, alrededor de 67.000 niños, de hasta los 9 años, y 69.000 adolescentes, de entre 10 y 19 años, sufrieron nuevas infecciones de VIH y, del total de adolescentes, dos tercios -46.000- eran de sexo femenino.

Entre 2010 y 2017, once países africanos experimentaron un descenso de las nuevas infecciones infantiles superior al 35 %, entre los cuales destacan la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Senegal, Sierra Leona y Burundi.

Sin embargo, “otros, incluida Nigeria, que sufre la mayor epidemia en la región, no han experimentado ningún tipo de descenso”, lamentaron ONUSIDA, Unicef y la OMS.

“Los países del oeste y el centro de África tienen una oportunidad real de impulsar un cambio positivo para los niños y los jóvenes”, afirmó el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé.

“Problemas subyacentes como la falta de inversión nacional, sistemas de salud frágiles, las tarifas para los usuarios, la desigualdad de género y el estigma y la discriminación generalizados deben abordarse con urgencia para eliminar barreras y salvar vidas”, subrayó Sidibé.

Cerca de 800.000 niños y adolescentes, de entre 0 y 19 años, vivían con VIH en las citadas regiones del continente en 2017, la segunda cifra más alta en el mundo, por detrás del sur y el este de África.

Además, menos de la mitad (47 %) de las mujeres embarazadas con VIH en África central y occidental tienen acceso a medicación antirretroviral para prevenir la transmisión del virus a sus hijos, y solo un 21 % de los niños expuestos al virus fueron sometidos a las pruebas de detección durante sus dos primeros meses de vida.

“La mayoría de los niños que viven con VIH en esta región no están recibiendo tratamiento porque no saben que tienen el virus, dado que no han sido testados”, señaló la directora regional para África central y del oeste de Unicef, Marie-Pierre Poirier.

Para solucionar esta situación, Poirier propuso “impulsar tecnologías innovadoras para los puntos de atención que acerquen las pruebas a los centros de atención primaria de salud y las comunidades donde viven los niños”.

De momento, la región cuenta aún con la cobertura más baja del mundo, lo que causó alrededor de 52.000 muertes de niños y adolescentes por enfermedades relacionadas con el sida en 2017.

En el marco del citado encuentro internacional se reunieron en la capital senegalesa ministros de Salud, expertos y representantes de la sociedad civil de toda la región, para compartir estrategias innovadoras e impulsar la lucha contra esta enfermedad.

También asistieron al foro, que se celebra desde hoy hasta el 18 de enero, representantes de la ONU, la Unión Africana, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y la Comunidad Económica de los Estados de África Central (CEMAC).



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook