Oligospermia, la posible causa de la infertilidad masculina


Cuando una pareja quiere tener hijos, pero pasa el tiempo y esos bebés no llegan, es muy probable que se sometan a una serie de pruebas en las que se pueda probar si son fértiles o qué otros problemas puede haber. Uno puede ser la oligospermia, también conocida a veces como oligozoospermia: la razón por la que un hombre puede ser poco fértil

¿Qué es la oligospermia?

Como explican desde Reproducción Asistida ORG, la oligospermia es “una causa de infertilidad masculina por factor espermático”. Esto es muy frecuente y es que la cantidad de espermatozoides durante la eyaculación puede ser tan bajo que esto sea lo que esté impidiendo lograr el embarazo. Por tanto, es un problema que se debe diagnosticar cuanto antes.

Según el artículo Infertilidad masculina, “el factor masculino es el único responsable en el 20% de los casos, y contribuye a la infertilidad de pareja en el 50% de las ocasiones”. Por tanto, resulta crucial detectar cualquier posible alteración en el número de espermatozoides que pueda estar ralentizando la posibilidad de tener un hijo.


Causas de la oligospermia

Las causas de la oligospermia pueden estar relacionadas con el hipogonadismo. El artículo Hipogonadismo masculino: Causas, genética, diagnóstico y tratamiento explica que la infertilidad “puede deberse a un problema intrínseco de los testículos (primario), a una falla del eje hipotálamohipófisis (secundario) o a una respuesta disminuida o ausente de los órganos blanco a los andrógenos (resistencia androgénica)”.

No obstante, otra posible causa puede ser una alteración genética, por ejemplo, si se ha recibido el diagnóstico del Síndrome de Klinefelter en el que el cromosoma X provoca la infertilidad. Asimismo, también hay otra posible razón para la oligospermia, la atrofia testicular. Esto tiene como consecuencia que los testículos se encojan debido a un tumor o torsión.

Dependiendo de la causa y de si es más grave o leve, la oligospermia puede calificarse de 3 formas diferentes. La primera como leve, en aquellos casos en los que el recuento es inferior a los 20 millones de espermatozoides por mililitro; la segunda como moderada, cuando el recuento es inferior a 5 millones; y la tercera como leve por estar por debajo del millón, como indican desde Reproducción Asistida ORG.


Espermatozoides vistos al microscopio.

Formas de tratar la oligospermia

Hay circunstancias en las que un cambio en los hábitos puede ayudar a mejorar la calidad seminal. Por ejemplo, dejar de fumar, alimentarse mejor, hacer ejercicio y reducir el estrés. No obstante, hay otras situaciones en las que esto no va a ser suficiente.

Por ejemplo, ante una torsión testicular o un tumor, puede requerirse una intervención quirúrgica para solucionar el problema y que el hombre afectado por oligospermia pueda mejorar su condición para tener hijos. Pero, si tras esto el problema continúa, hay otras opciones.

Suministrar fármacos cuando hay un déficit de testosterona que puede ser la causa del bajo recuento de espermatozoides puede ayudar. Para ello se recetan suplementos con hormonas que estabilizarán sus niveles. Para comprobar que funcionan conviene realizar un seguimiento.


Báscula. Peso. Obeso. Adelgazar

Puede que haya situaciones en las que nada funcione y, para ello, la fecundación in vitro puede ser la mejor opción. No es el método natural, pero es la mejor manera de no continuar esperando para poder gestar una vida. Pues, en ocasiones, puede que no haya otra alternativa.

Bibliografía

  • Bujons, A., Caffaratti, J., Pascual, M., Angerri, O., Garat, J. M., & Villavicencio, H. (2011). Tumores testiculares en la infancia. Actas Urológicas Españolas, 35(2), 93-98.
  • Marino, M. A. (1989). Manual de laboratorio de la OMS para el examen del semen humano y de la interacción entre el semen y el moco cervical (No. 616.692 O7M3). Organización Mundial de la Salud.
  • Rodríguez-Patrón Rodríguez, R., Mayayo Dehesa, T., Lennie Zuccarino, A., Sanz Mayayo, E., Arias Fúnez, F., & García Navas, R. (2006). Ecografía testicular. Archivos Españoles de Urología (Ed. impresa), 59(4), 441-454.



MÁS INFORMACIÓN