Ofensiva total de Putin para conquistar Mariúpol donde 150.000 personas malviven sin servicios básicos

La lista de crímenes de guerra contra la población civil en Ucrania no deja de crecer en la medida en la que las autoridades del país pueden entrar a inspeccionar las ciudades de las que se ha retirado el ejército de Putin. Lugares como Gostomel, en la región de Kiev, donde, tras 35 días de ocupación, sus autoridades cifran en más de 400 los vecinos que siguen desaparecidos. O como Borodyanka, donde temen recuperar de entre los escombros cientos de cadáveres, al igual que ocurriera en Bucha.

Según Naciones Unidas, al menos 1.480 civiles ucranianos han muerto y 2.195 han resultado heridos desde el pasado 24 de febrero. La fiscalía ucraniana eleva el número de civiles ajusticiados, sin embargo, a 4.468.

Y mientras, la guerra continúa. Tras anunciar bombardeos en la región de Leópolis y Dnipropetrovsk, el esfuerzo militar ruso, con fuertes combates y ataques aéreos, se centra en Mariúpol, al sureste del país. Rusia también quiere establecer un control total sobre el territorio de las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, en el este del país, advierte el último parte del Alto Mando del Ejército ucraniano.


Este parte, emitido en el 42 día de la invasión rusa de Ucrania, indica que las tropas rusas continúan su ofensiva hacia Izium, una ciudad situada en el río Donetsk, en la provincia de Jarkov, así como hacia Sloviansk y Barvinkove, también en la misma provincia.

La agencia de inteligencia británica también advierte de la pretensión de Rusia por conquistar entera Mariúpol, mientras empeora la situación humanitaria. Allí viven sin servicios básicos, más de 160.000 personas. No tienen luz, comunicación, medicinas, calefacción ni agua.

“Los intentos de asaltar Mariúpol no se detienen. Los defensores de la ciudad mantuvieron una heroica defensa durante más de cuarenta días, refrenando las abrumadoras fuerzas de los invasores rusos”, dice el Alto Mando ucraniano.

Quinto capítulo de sanciones a Rusia

En el capítulo de las sanciones a Rusia, tras la constatación de la barbarie de Bucha, la UE está negociando el quinto paquete de medidas, el primero que, de refilón y solo con el carbón, incluye al sector energético.

Bajo la urgencia de dar “pasos ambiciosos” ante la masacre de Bucha, este paquete incluye sanciones “personales, al comercio, al sector del transporte y también sanciones que afectan al sector energético, principalmente al carbón”.


Bruselas aprueba 100 millones de los fondos regionales para la Comunitat Valenciana

La UE abre la puerta así a sancionar al sector energético, al carbón ruso en concreto, que supone 4.000 millones anuales. Pero no se tocará ni el gas ni el petróleo, importante fuente de ingresos de Rusia.

La presidenta del Parlamento Europeo, Ursula Von der Leyen, ha asegurado este miércoles que la UE debe “volver a aumentar la presión sobre Putin y el gobierno ruso”. De ahí que se proponga ahora “endurecer aún más nuestras sanciones” que limiten “las opciones políticas y económicas del Kremlin”. Von der Leyen ha asegurado que “no serán nuestras últimas sanciones”.

EE UU también prepara su propia nueva hornada de sanciones contra Rusia, que en su caso apuntarán a los bancos y a los funcionarios rusos y prohibirán nuevas inversiones en el país invasor. E incluso dificultarán los movimientos de familiares cercanos a Vladimir Putin.

Zelenski critica la tibieza de las Naciones Unidas

Estas medidas llegan horas después de que el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, haya exigido ayuda para la resistencia y más valentía en las sanciones a Rusia en discursos ante Naciones Unidas y en España. “No puede ser que el gas y el petróleo ruso financien la guerra de Putin”, ha insistido esta misma mañana en una nueva comparecencia en Irlanda.

El martes, dirigiéndose a los representantes de las naciones unidas, incluidos los de Rusia, Zelenski acusó a las fuerzas de Vladimir Putin de crear una “hambruna masiva” y de disparar y violar a civiles.


Zelenski recuerda Guernika en el Congreso para comparar la situación que vive ahora Ucrania

Y criticó duramente la inacción del Consejo de Seguridad, que actualmente “no puede llevar a cabo las funciones para las que fue creado”, añadía Zelenski.

Mientras tanto, el representante de China ante la ONU, Zhang Jun, daba muestras de tibieza y equidistancia en el Consejo de Seguridad. Reconocía que “los informes y las imágenes de las muertes de civiles en Bucha son profundamente perturbadores”, pero sin querer señalar a Rusia: “se deben verificar y establecer las circunstancias relevantes y las causas”, ha dicho.



MÁS INFORMACIÓN