Nuevos hallazgos sobre cómo afectan los anticuerpos y la respuesta inmune en los casos graves de Covid-19


Investigadores de la Universidad de Emory (Atlanta, EE UU) han observado una fuerte activación de las células inmunitarias en pacientes graves con Covid-19 semejantes a un brote agudo de lupus eritematoso sistémico (LES), una enfermedad autoinmune. Este hallazgo podría ayudar a explicar por qué algunas personas con coronavirus producen anticuerpos contra el SARS-CoV-2, pero su salud empeora.

“No fue hasta el tercer o cuarto paciente de la UCI cuyas células analizamos, que nos dimos cuenta de que estábamos viendo patrones que recordaban mucho a los brotes agudos de LES“, indica en un comunicado Ignacio Sanz, coautor del estudio, publicado el pasado 7 de octubre en Nature Immunology.

Matthew Woodruff, otro de los autores de la investigación, desgrana en otro artículo en The Conversation que el panorama sobre la Covid y cómo afectan los anticuerpos a los pacientes “es mucho más complicado” de lo que pensaban en un principio.

Según explica, las células B, producidas por los glóbulos blancos, “se adhieren a agentes infecciosos como virus y bacterias y evitan que infecten sus células sanas”. Sin embargo, en el caso de las personas que padecen lupus eritematoso sistémico, estas células se activan de forma anormal y evitan los controles y equilibrios que normalmente las limitan, lo que conduce a la producción de ‘autoanticuerpos’, según los investigadores, que reaccionan contra las células del cuerpo y provocan síntomas como fatiga, dolor en las articulaciones, erupciones cutáneas y problemas renales.

En el estudio, los investigadores compararon a 10 pacientes con Covid-19 en estado crítico —cuatro de ellos murieron— ingresados en UCI con 7 personas con Covid-19 que fueron tratados como pacientes ambulatorios. Según sus hallazgos, las personas que estaban en el grupo críticamente enfermo tendían a tener niveles más altos de células secretoras de anticuerpos al inicio de la infección. Además, las células B y los anticuerpos que produjeron mostraron características que sugerían que las células se activaban en una vía extrafolicular.

Los investigadores de la Universidad de Emory tratan ahora de averiguar si la Covid-19 puede conducir a la producción de autoanticuerpos con consecuencias clínicas. “Es una cuestión importante que debemos abordar mediante un cuidadoso seguimiento a largo plazo. No todas las infecciones graves hacen esto“, sostiene Sanz.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: