“Nos escuchan e intentan que nos sintamos el centro del proceso”

La Unión Europea de los próximos años tiene que construirse con las aportaciones de los ciudadanos. Esa es la premisa sobre la que nace y crece la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE) que bajará el telón este mes de abril después de un año recogiendo ideas e iniciativas, en un contexto realmente complicado -con los estragos de la pandemia y la invasión rusa de Ucrania- pero también decisivo para el proyecto europeo. En 20minutos, algunos participantes en los paneles ciudadanos explican sus experiencias y hacen balance de lo que ha sido esta iniciativa que, quizás, puede haber llegado para quedarse.

Elsa Bestard es estudiante de Física, de Barcelona, y tiene 19 años. Participó en el panel sobre democracia y valores. Esta joven define la experiencia como embajadora de los paneles como “muy positiva” después de varios meses. “Al principio no sabía mucho de Europa. Ahora ya conozco mucho más. La parte positiva es que nos escuchan bastante e intentan que nos sintamos el centro del proceso“, pero lamenta que el hecho de que sea un proyecto nuevo hace que “a veces no sepamos muy bien hacia dónde vamos. Estamos un poco a ver qué va a pasar con las conclusiones”, expresa.

“La parte positiva es que nos escuchan bastante e intentan que nos sintamos el centro del proceso”

Sobre el futuro de la UE tienes claros cuáles son sus retos. “Queremos que sea más fluida, tener un espíritu europeo. Muchas de nuestras propuestas se enfocan en los valores de la UE, para que no haya tantas diferencias entre Estados miembros por ejemplo a nivel laboral, de trabajo digno. También se ha hablado de migración, sobre todo interna con la migración de cerebros”, comenta, antes de resumir su meta en una frase corta: “Mejorar un poco las condiciones de vida de la gente”.


Rocío Tovío tiene 19 años y es de Cádiz. Esta estudiante de Bachillerato participó en el panel de economía y empleo y transformación digital. “Mi experiencia ha sido buena y las recomendaciones van bien. Íbamos un poco a ciegas y al ser nosotros el primer panel hubiera estado mejor un poco más de información”, cuenta. “Para mí los temas principales a resolver para el futuro de la UE son la brecha digital y también el hecho de conseguir una educación más igualitaria“, dice además sobre los asuntos pendientes para la Unión.

Sara Moreno, por su parte, es consultora de seguridad alimentaria, de Madrid y tiene 41 años. Formó parte del panel de cambio climático, medioambiente y salud. Hace un balance “muy bueno” de su participación porque, dice, “que se interesen por lo que piensas y puedas hacer ciertas recomendaciones a la UE me parece un paso más para ir hacia una conciliación entre la ciudadanía y los políticos”. Considera que es importante “que se escuche a los ciudadanos de a pie”, siendo ese de hecho el principal objetivo de la CoFoE.

“Una de las cosas que yo creo que es muy importante para la UE es que tiene que ser independiente en el tema del abastecimiento, sobre todo en lo esencial. Y también creo que debería ser puntera en investigación porque hay muchas patentes que están en los cajones y que no se llevan a cabo porque a lo mejor no interesan”, desarrolla Moreno, quien cree que “eso podría mejorar bastante. La UE debería incidir en llevar a cabo esa investigación, en hacerla realidad”.

“Una de las cosas que yo creo que es muy importante para la UE es que tiene que ser independiente en el tema del abastecimiento”

Jesús Teruel tiene 57 años y es cocinero en Jaén, y fue uno de los participantes también en el panel de cambio climático, medioambiente y salud. Representa, además, a la población de zonas rurales. “Desde que empezamos con los paneles, al principio éramos un poco reacios, pero al ir allí e ir hablando y demás, creemos que va a tener un buen final. Se está intentando que las propuestas sean concretas. Los ciudadanos somos los que llevamos la voz cantante“, cuenta. Y reivindica precisamente el mundo rural. “Del ámbito rural creo que solamente yo acepté y algunas de las propuestas que he hecho van un poco precisamente en eso. Yo trabajo en una capital, pero vivo en una zona rural”.

Precisamente, sobre esto explica que la transformación digital “es importante”. Pero matiza: “Tenemos que saber en qué va a consistir: mi pregunta es si esa transformación se va a llevar a lo rural, me parece bien, pero si consiste en llevarnos a las ciudades yo no quiero esa transformación”.

“Se está intentando que las propuestas sean concretas. Los ciudadanos somos los que llevamos la voz cantante”

No ve nada especialmente negativo en la CoFoE. “Se va aprendiendo de los errores. Sí veo que en los plenarios, donde participan los eurodiputados, nosotros ponemos mucho interés, pero los representantes políticos no tanto. No queremos que el proceso se haga de un año para otro, sino a medio plazo, pero falta más interés”, alega para que el planteamiento se a años vista.

“Tenemos que moderar nuestras expectativas”

Julia Fernández Arribas, presidenta de Equipo Europa y miembro del Grupo Consultivo de Alto Nivel de la Conferencia sobre el Futuro de Europa explica que “es muy difícil evaluar el éxito de la CoFoE porque desde un primer momento las tres instituciones han tenido un objetivo diferente“, pero valora que haya “existido la posibilidad de acercar la UE a los ciudadanos”. Eso sí, pide “moderar las expectativas” y considera que “no ha tenido el alcance que se esperaba más allá de los ciudadanos que han participado en los paneles”

“Esto tampoco hace que la Conferencia sea un fracaso, porque hay otros objetivos como haber fomentado un proceso deliberativo“, añade, al tiempo que considera que las propuestas “sirven como ideas para el futuro de la UE”. La CoFoE, por tanto, ha tenido, para Fernández, pros y contras. El balance que hacen los Estados miembros no es muy positivo, pero ellos tampoco han tenido mucho interés, lo cual es parte del problema. Pero esto no quiere decir que no se puedan plantear opciones similares para el futuro, sin llegar a tanta ambición como una reforma de los Tratados”, termina.


Banderas del Parlamento Europeo sin la de Reino Unido.

Por su parte, Álvaro Rojas, presidente de Talento Europa, considera que la Conferencia “no ha tenido la repercusión mediática ni el conocimiento ciudadano que se pretendía en un principio, y esto es más culpa de nuestros representantes nacionales, regionales y locales. No se ha traído a la agenda política. Hemos participado los que ya estábamos dentro de la burbuja y aunque el sistema aleatorio para los paneles ha ayudado la gente que ha participado no tenía ni idea de en lo que estaba participando. Ha habido una carencia de información básica”, expresa, y echa en falta también “más amplitud de temas”.

En cambio, sí valora que “ha sido un mecanismo para acercar Europa a la ciudadanía, y eso ya en sí es un paso importante”. A raíz de la CoFoE apunta “que se ha llegado a la conclusión de que los jóvenes tenemos que tener un papel más destacado en la toma de decisiones. Nos hemos visibilizado”. Ahora, pide “más transparencia y mejor comunicación” para futuras iniciativas de este tipo.

MÁS INFORMACIÓN