“¿No te acuerdas de la última vez que estuvimos en la cama?”


Pablo Motos y Maribel Verdú, en ‘El hormiguero’.
ATRESMEDIA

El hormiguero comenzó la semana con la visita este lunes de Maribel Verdú. La actriz acudió al programa para presentar su última película, El asesino de los caprichos, que llega a los cines el viernes 18 de octubre. El thriller, dirigido por Gerardo Herrero, trata sobre la investigación de varios crímenes en un barrio de clase alta que tienen algo en común: sus víctimas coleccionan grabados de Goya.

Tras la entrevista, llegó la sección de Antonio Resines, donde la madrileña y el cántabro recordaron una tradición que cumple todos los años, enviarla cada 2 de octubre [su fecha de cumpleaños] un ramo de rosas blancas: “Una vez lo hice y como le gustó tanto. Es un dinerillo, pero no pasa nada”, admitió el actor. Eso sí, no quisieron concretar los años que lleva haciéndolo.

Tras una prueba en la que Verdú tenía que identificar las diferencias en tres cuadros de Goya, le tocó el turno a El Monaguillo y sus objetos traídos desde Japón.

“He traído un festival de la caca de Japón”, anunció el colaborador, enseñando una especie de tirachinas con el icono de la caca que se lanzaba. Tan poco le gustó a Pablo Motos que le dijo: “No quiero más de caca”, y pasaron al siguiente objeto.

“Esto es lo último en tecnología, unas gafas para leer acostado”, anunció El Monaguillo. La invitada no dudó en probarlas, y con cara de sorpresa señaló: “Esto es impresionante, veo perfectamente. Estas me las llevo yo esta noche”.

En ese momento el colaborador solicitó “que pase mi cama” a los miembros del equipo del programa. La actriz le recomendó a Motos que probara las gafas: “Es buenísimo, por fin una cosa buena”, le dijo a El Monaguillo el presentador.

Mientras demostraba que se podía leer un libro totalmente tumbado, Verdú sorprendió a todos diciéndole a Motos: “Oye Pablo, estaba yo pensando: ¿Tú te acuerdas la última vez que estuvimos tú y yo en la cama?”. El presentador dudó unos segundos y la madrileña le especificó: “Aquí, en el programa”. A lo que Motos le contestó con cara de sorpresa: “Ostia, que susto”.

Entonces Verdú recordó una prueba en una de sus visitas en la que “nos metimos como cuatro personas en una cama”. Motos añadió que “era un concurso en el que teníamos que meternos en una cama unos encima de otros, pero no me acuerdo quienes eran los otros. Estuvo muy bien, pero que susto me he llevado“, admitió el presentador mientras arrancaba las risas de su invitada y El Monaguillo concluía con su sección.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: