Niño obeso no soporta su peso y dejó de caminar


Uno de los tres hermanitos con peso excesivo de manera extraña y que viven en San Roque en el distrito de Cañazas en la provincia de Veraguas, y de aproximadamente unos cuatro años de edad dejó de caminar porque probablemente ya no soporta el peso de su cuerpo, así lo dieron a conocer funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social de Veraguas.

De acuerdo a las investigaciones hechas por las personas que se han solidarizado con los menoresd y sus familires, de condiciones precarias y de extrema pobreza, asumen que el constante consumo las vísceras de puerco, junto con la parte de la manteca podría ser la posible causa que ha provocado el peso excesivo en los menores de edad.

Probablemente estos niños entre ellos uno de cuatro años pesa cerca de 200 libras, razón por la cual según información del Ministerio de Desarrollo Social ya hace una semana que dejó de caminar y se encuentra postrado en una cama.

LEE TAMBIÉN: LAS ULTIMAS NOTICIAS AQUÍ 

En el distrito cañaceño algunos pobladores consideran que hay cierto grado de indolencia en los funcionarios del Ministerio de Salud, tanto en quienes tienen a cargo la función de enviar a médicos especialistas a la atención de los niños, así como que los que trabajan en el hospital San Francisco Javier del distrito cabecera de Cañazas.

Estas informaciones surgen en Cañazas cabecera   porque a pesar de las condiciones de estos infantes estos no están recibiendo ninguna atención médica especializada ni de medicina general para ver este problema de salud en los niños.

Itzela García, directora regional del Mides para Veraguas, dio a conocer que la institución a su cargo, hace varias semanas fue al lugar donde vive la familia para hacer entrega de bolsas de alimentos y otros artículos como colchón entre otros para los niños enviando posteriormente el informe social a las instituciones que también responsabilidades para ayudar a mejorarle la calidad de vida a esos niños que están muy enfermos.

García, directora regional del Mides, a través de este medio pide a la población panameña y en especial a la veragüense a solidarizarse con esa familia de los niños enfermos pues viven en condiciones de pobreza y que para poder vivir comen el gordo con la grasa del puerco que muchas personas desechan y de las reses que es lo único que pueden comprar.

Por su parte Zayda González, madre de los cuatro niños, dijo que llevan muchos años esperando la ayuda que les han prometido, pero que al pasar de los años queda en el olvido.

generar archivo de audio: 



MÁS INFORMACIÓN